Se realizaron 27 allanamientos.

Al menos diez personas de ciudadanía senegalesa fueron detenidas este viernes por infracción a la Ley de Marcas en 27 allanamientos simultáneos en diferentes locales comerciales, departamentos y hoteles de los barrios porteños de Once y Flores que fueron ordenados por la Fiscalía de la Ciudad.

Fuentes judiciales informaron que los diez detenidos hasta eran ciudadanos de Senegal y que los domicilios allanados se utilizaban como depósitos de mercadería ilegal, de dudosa procedencia y que infringe la Ley de Marcas.

Los productos eran comercializados sin permiso por personas de origen senegalés en las veredas de la avenida Avellaneda y sus intersecciones del barrio de Flores.


El caso es llevado adelante por la fiscal penal contravencional y de faltas Celsa Ramírez, que comenzó a investigar junto a l. Policía de la Ciudad una posible organización que actúa de manera coordinada e infringe sistemáticamente el artículo 86 del Código Contravencional.

La investigación pudo constatar que diariamente los vendedores ilegales trasladan la mercadería desde los depósitos hacia sus puntos de venta callejera en el barrio de Flores.

La fiscal Celsa Ramírez solicitó 27 allanamientos a los depósitos, que fueron autorizados por el Juzgado Penal, Contravencional y Faltas N° 25, a cargo del juez Ladislao Enre.

En el operativo realizado por la Policía de la Ciudad se secuestraron más de 600 bultos de mercadería que contenían indumentaria deportiva, zapatillas, bijouterie, marroquinería, chips de celulares y diferentes accesorios para celulares, entre otras cosas.

Uno de los allanamientos, fue en una galería ubicada en calle Bartolomé Mitre al 2700, en nueve de sus locales se decomisó más de 300 bultos de mercadería con ropa, marroquinería y anteojos truchos.

En un hotel de pasajeros, situado en Chile al 800, se allanaron habitaciones donde los vendedores senegaleses vivían en condiciones precarias y a su vez guardaban zapatillas y anteojos de dudosa procedencia.

En un inmueble ubicado en Adolfo Alsina al 2600 se usaban dos plantas como depósito y vivienda, se secuestraron más de 200 bultos con productos.

"Es importante desbaratar a las organizaciones mafiosas que generan mucho dinero explotando a personas sin recursos. Y además los hacen vivir en lugares precarios, sin las mínimas condiciones de seguridad", señaló la fiscal Celsa Ramírez, que añadió que "la venta ilegal es una competencia desleal a los comerciantes del barrio de Flores".

 
 

Fuente: Télam