El entrenador Carlos Salvador Bilardo fue sometido a una cirugía donde le colocaron una válvula ventriculoperitoneal por padecer el síndrome de Hakim-Adams. La patología produce una dilatación cerebral, demencia y apatía, entre otros síntomas.

Como dicha enfermedad es la única relacionada con la demencia que puede curarse con una intervención quirúrgica, el ídolo pincharata pasó por el quirófano con la esperanza de continuar con una evolución favorable en los próximos días.

El tratamiento consiste en la implantación de una válvula para derivar el líquido cefalorraquídeo desde el cerebro hacia el abdomen, donde es absorbido. El paciente puede mejorar ostensiblemente con el  tratamiento específico y retomar sus actividades cotidianas.

A continuación, el comunicado de la clínica:
 
Parte médico del doctor Carlos Salvador Bilardo.

Previamente, Bilardo estuvo internado, desde el 31 de mayo, en instituto Fleni y luego trasladado a la Clínica "La Sagrada Familia" para realzar la operación.