El operativo de seguridad, que contó con un total de 700 efectivos de la Provincia de Buenos Aires, culminó con total tranquilidad la sexta edición del Lollapalooza en Argentina al que asistieron unos 270 mil espectadores.

 

A cabo de los tres días de festival que cerró este domingo, la Policía realizó 131 procedimientos de droga con 146 detenidos e incautó 186 dosis de LSD, 42 pastillas de éxtasis y 171 cigarrillos de marihuana.

 

 

Además, en el marco de los controles desplegados en las inmediaciones y en el interior del Hipódromo de San Isidro donde se desarrollaron los shows, 11 personas fueron detenidas por distintos delitos; cuatro fueron apresados por reventa de entradas y tres resultaron con pedido de captura.

 

A su vez las autoridades informaron que se denunciaron 90 celulares robados, de los cuales se recuperaron 29 y se labraron 5 contravenciones. Las desconcentraciones se llevaron a cabo con total normalidad.

 

El sábado pasado se informó que dos hombres -un colombiano indocumentado de 26 años y un argentino de 29- fueron detenidos por la policía bonaerense acusados de robar celulares a los espectadores encontraban en el interior del predio. Les incautaron una mochila y un bolso que contenían 17 celulares de alta gama en su interior y 9 mil pesos en efectivo.