Un geriátrico de la ciudad de Tres Arroyos que no cumplía con las exigencias establecidas por la Región Sanitaria N°1 de Bahía Blanca, fue desalojado el martes por la Municipalidad y la Fiscalía, y ya fue clausurado en las últimas horas.

Al mismo tiempo, la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N°13, a cargo del doctor Carlos Facundo Lemble, inició actuaciones judiciales de índole penal por "averiguación de ilícito", a partir de las cuales analizará la posibilidad de iniciar una causa en base al informe médico de la policía exigido a tal fin, se indicó.

El procedimiento se llevó a cabo este martes y había comenzado hace dos semanas, cuando se realizaron tareas de inspección y constatación en el lugar, ubicado en la avenida Güemes 1336, el cual figura en el registro municipal a nombre de Carla Barroca.

El miércoles por la mañana el establecimiento ya había sido clausurado. Tras el accionar de Sanidad se supo que en el lugar casi no había alimentos para los residentes, sólo hallaron salchichas vencidas.

En ese sentido, la licenciada Patricia Crespo, coordinadora del área de Adultos Mayores de la Secretaría de Prevención y Salud de la Municipalidad de Tres Arroyos, encabezó las tareas de revisión que fueron elevadas a la Región Sanitaria 1, la autoridad de aplicación de eventuales sanciones y responsable de la evacuación de personas en la víspera, según informa el sitio de La Voz del Pueblo.

"Sacamos a toda la gente, también con las pericias de Policía Científica, para corroborar el estado de salud y los reubicamos. La semana que viene, vienen de Región Sanitaria, para aplicar las sanciones correspondientes en el lugar", señaló la licenciada Crespo.

Las seis personas rescatadas estaban “desnutridas”, tenían piojos y sarna y vivían en la casa sin luz.

"Estaban con piojos, sarna, lastimados, ulcerados, desnutridos y el lugar no tenía luz y el servicio eléctrico había sido cortado desde hace 8 o 9 días”, aseguró la titular de la Comisaría de la Mujer y la Familia de Tres Arroyos, subcomisario Alejandra De Francesco, quien comandó el operativo que ayer llegó hasta el chalet de Güemes al 1.300.

"Terrible, calamitoso, mal comidos, por eso la médica ordenó el traslado inmediato de todos los abuelos”, sostuvo De Francesco quien agregó: “No sé que hubiese pasado si demorábamos en llegar, es una tristeza enorme porque todos tenemos abuelos y uno no se acostumbra a ésto”.