"El bebé presenta un cuadro de meningitis y tendrá consecuencias neurológicas de por vida", confirmó el director del Hospital de El Bolsón, Oscar Panomarenko, en referencia al pequeño de cuatro meses que permanece internado en sus instalaciones y cuyos padres y especialistas a cargo fueron denunciados por el Ministerio de Salud provincial por "ejercicio ilegal de la medicina, clandestinidad, irresponsabilidad y vulneración de los derechos del niño". ¿Por qué? Porque el nacimiento del pequeño se produjo en un parto domiciliario y el niño no cuenta con las vacunas obligatorias.

En ese sentido, se allanó el lugar de nacimiento del bebé "para constatar las condiciones de falta de asepsia y otros indicativos que afectaron al parto normal", según indicó el facultativo. El niño nació en el paraje Mallín Ahogado, a unos 15 kilómetros del casco urbano de El Bolsón. En ese lugar "hay antecedentes de partos y de niños indocumentados", explicó Panomarenko.

"Se trata de un hecho grave", indicó por su parte el ministro de Salud de la provincia, Fabián Zgaib. El objetivo es "la seguridad para el recién nacido y para la madre. La falta de vacunación se contrapone con las políticas de salud del país y prácticamente del mundo, donde la prevención es el principal factor para disminuir la mortalidad infantil. No está en tela de juicio que los progenitores tengan, de acuerdo con sus propias convicciones, buenas intenciones en su opción antivacunas, pero es necesario comprender que este punto no es de la órbita de la decisión y apreciación familiar", concluyó.