De acuerdo a lo explicado, este nuevo cuarto intermedio es producto de “la falta de avances en las negociaciones, de las que participaron la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APSA), la Asociación de Personal Aeronáutico (APA) y la Unión de Personal de Seguridad Aeronáutico (UPSA)”.

El viernes, las negociaciones ya se habían interrumpido al no lograr acordar una nueva grilla salarial por la falta de acuerdo con Aerolíneas y Austral.

La audiencia se desarrolló desde las 11 en la sede central del ministerio de Trabajo ubicada en la avenida Leandro N. Alem 650, presidida por el viceministro de la cartera laboral, Horacio Pitrau.

La falta de acuerdo entre los gremios y la empresa generó demoras y cancelaciones de vuelos el jueves, que se profundizaron cuando por las asambleas realizadas por los trabajadores más de 40.000 personas no pudieron viajar.

Pese a la cancelación de los vuelos y la dificultades que se produjeron en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, los gremios responsabilizaron a la empresa ya que decidió la cancelación de los vuelos a partir de las 10 de la mañana del viernes.

La dificultad central para arribar a un acuerdo entre las partes surge porque mientras los gremios exigen un 26% de recomposición salarial, la oferta de Aerolíneas-Austral hasta el momento es del 20% no remunerativo, e incluye una cláusula gatillo por inflación.

"Estamos abiertos a la cláusula gatillo para mantener un buen nivel salarial y proteger a los trabajadores de la inflación, pero no podemos dar cosas que no sean razonables", aseguró el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mario Dell’Acqua, el viernes último.

El viernes, el secretario de prensa de la Unión Personal de Seguridad Aeronáutica (UPSA), Marcelo Uhrich, manifestó que la compañía fue intimada por el ministerio de Trabajo a presentar mañana una “oferta superadora” en esa sede oficial.

La paritaria de los gremios aeronáuticos venció el 30 de septiembre y sus dirigentes procuran obtener un 26 por ciento de recomposición salarial sobre la base del proceso anualizado de inflación registrado.