La vuelta a casa de este martes se vio complicada por el cese de actividades de todas las líneas de subte a partir de las 20, medida de fuerza adoptada por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp). El reclamo se centró en la presencia de asbesto en tres formaciones de la línea B compradas en España y que fueron retiradas de circulación el 20 de febrero.

Las formaciones fueron adquiridas al Metro de Madrid pero las dieron de baja luego de que España confirmara la existencia de asbesto entre los componentes del sistema eléctrico de dos trenes. Este material, altamente cancerígeno, está prohibido en Argentina desde 2003, año en el que el Ministerio de Salud prohibió totalmente su producción, importación, venta y uso.

Los metrodelegados anunciaron el paro en una conferencia realizada este martes a la mañana, en la que exigieron "la creación de un protocolo que indique qué deben hacer los trabajadores que manipularon estas formaciones y la realización de exámenes médicos para todos".

Asimismo, pidieron que se cree una comisión especializada para que analice otra tanda de trenes comprados al Metro de Madrid, ya que "la ciudad lo investigó en papeles pero no hizo los estudios correspondientes", manifestó en diálogo con Crónica Roberto Pianelli, líder de la asociación gremial, quien agregó: "Esto representa un peligro para los trabajadores y para los usuarios, y todavía no sabemos qué daños pudo haber causado porque los síntomas pueden tardar en presentarse".

A su vez, el secretario de Prensa del gremio, Enrique Rositto, apuntó a que las formaciones compradas a España "eran vendidas como chatarra o se usaban para pruebas de explosivos" y aclaró que "también hay que revisar unas once formaciones más para detectar la presencia de este mineral".

El problema surgió luego de que la empresa española reconociera que al menos tres empleados contrajeron cáncer tras manipular las formaciones implicadas que luego fueron vendidas al gobierno de la ciudad de Buenos Aires. "Si bien gracias a nuestra denuncia hemos logrado que sacaran los trenes CAF 5000 de circulación, ahora se supo también que en España se encontró asbesto en al menos un coche CAF 6000, modelo que en la línea B de Buenos Aires sigue circulando", agregó Claudio Dellecarbonara, delegado de la línea en cuestión e integrante ejecutivo de la Agtsyp.

La voz de la empresa
Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) difundió un comunicado en el que informó que "se organizó una comisión conjunta que evaluará la totalidad de la flota CAF 6000 de la línea B para reconfirmar que no hay presencia de asbesto en la red". Asimismo, agregó que "el material no representa riesgos para los pasajeros ni para los operarios mientras no sea manipulado".

Finalmente, aseguró que, de confirmarse el hallazgo del mineral, iniciará acciones legales contra el Metro de Madrid por vender coches con este material, prohibido en ambos países.