El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, adelantó este viernes que el gobierno de la Ciudad denunciará ante el Ministerio de Trabajo a los metrodelegados por los paros que realizan en las líneas de subte y anticipó la intención de descontar de sus salarios “las horas no trabajadas” por las medidas de fuerza. 

En este sentido, el funcionario indicó que, además, el gobierno porteño está “analizando” llevar adelante “acciones penales y civiles por la interrupción de un servicio público esencial” y por levantar los molinetes como parte de las medidas de fuerza que llevan adelante desde el 16 de abril pasado.

"Haremos la denuncia ante el Ministerio de Trabajo y aplicaremos e. descuento sobre las horas no trabajadas”, advirtió en declaraciones formuladas esta mañana a la radio La Red, cuando se desarrollaba el paro anunciado por los metrodelegados en las líneas C y D, que se extenderá hasta el mediodía y continuará luego, durante dos horas, con la liberación de molinetes. 

Más tarde, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, señaló que “son líneas muy importantes. La D llega a transportar 300 mil pasajeros... (Y se da) en una situación donde tenemos una paritaria acordada con el gremio de la UTA que es el gremio que los representa, es el gremio que la Corte Suprema definió”

Santilli explicó que “esa paritaria tiene una cláusula de discusión en el marco inflacionario, una cláusula de debate y de diálogo. Y lo seguimos haciendo todo el tiempo. Lo que hay que hacer aquí es lo que estamos haciendo que es elevar todas las denuncias que vamos a hacer durante todos estos días que ha habido cortes parciales o interrupciones parciales en el servicio de subte en todas las líneas”, dijo en diálogo con radio Mitre. 

"Esto es por la fuerza y no respetando a la ciudad, a los usuarios. Venimos haciendo cumplir y respetar la ley, haciéndoles entender que no se están peleando con un gobierno, se están peleando con la gente”, reflexionó Santilli al tiempo que contó que se ha reforzado el servicio de colectivos para ayudar a que la gente pueda paliar mejor esta situación. 

La medida de fuerza se encuentra enmarcada en un plan de lucha que la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) inició el 16 de abril pasado, en rechazo al acuerdo paritario sellado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) con la empresa por un 15,2 por ciento de aumento salarial. 

Luego, a ese reclamo se le sumó también la protesta por sanciones impuestas por la concesionaria a más de 80 trabajadores que participan de las medidas de fuerza de los metrodelegados. 

En este sentido, el jefe de Gabinete del Gobierno de la Ciudad reiteró que la medida de fuerza “es ilegítima porque los metrodelegados pretenden discutir y negociar paritarias para lo cual no están autorizados” y recordó que “la Corte Suprema ya les dijo que no pueden negociar paritarias y pretenden hacerlo”, en alusión al reclamo por la personería gremial de la AGTSyP.

Desde las 0 de hoy y hasta las 12, las líneas C y D vieron interrumpido su servicio por la medida de fuerza, en tanto, de acuerdo con lo previsto, a partir del mediodía y hasta las 14, los metrodelegados realizarán apertura de molinetes para difundir entre los pasajeros las razones de las protestas. 

Sobre la paritaria firmada con la UTA, Miguel explicó que “prevé una pauta inflacionaria de alrededor de 15 por ciento con una cláusula de revisión para el caso de que ese índice se vea superado”.

"Hasta hoy no se superó la pauta inflacionaria”, señaló el funcionario porteño en respuesta al reclamo de los metrodelegados que rechazan por insuficiente a ese porcentaje de aumento salarial.

Fuente: Télam