El fútbol es, sin dudas, el deporte más popular de la Argentina. Despierta una gran pasión y para muchos esta actividad es su vida. La viralización de dos casos de violencia en el fútbol sirvieron para visibilizar lo que pasa a menudo en los encuentros: terminan mal, con golpes y heridos.

Todo el tiempo se conocen videos de peleas a través de las redes sociales. Los partidos se ponen "picantes" y terminan mal.

Uno de estos casos fue el de Gastón Almaraz,que casi pierde la vida durante un partido. La tensión en medio de un partido en un torneo nocturno en González Catán se elevó al máximo y se desató un feroz enfrentamiento entre los equipos. En medio de la pelea, el joven fue golpeado con un fierro y le partieron la mandíbula en tres partes. Tuvo que pasar por el quirófano para que le reconstruyan la mandíbula. Pudo ser peor.

"La operación salió bien, le pusieron una prótesis por seis meses. En ese tiempo tiene que comer todo procesado y con sorbete, está muy mal de ánimo. Yo y su papá estamos muy angustiados porque de la nada a pasar por todo esto, es terrible", expresó la madre de Gastón.

LEÉ TAMBIÉN: De partido a batalla campal: pibe terminó con la mandíbula partida en tres

El mismo día, pero en La Plata, el partido entre Villa Montoro y Tricolor, quienes participan en la Liga Amateur Platense de Fútbol, terminó con una brutal pelea.

Según mensajes de testigos, se trata de “un grupo de familias del Club Villa Montoro que siempre hacen lo mismo y buscan problemas. Entre todos agarran a alguno para pegarle y robarle las cosas”. 

LEÉ TAMBIÉN: "Picadito" terminó con corridas, balas de goma y serios destrozos

Los vecinos registraron con sus teléfonos celulares no sólo el enfrentamiento entre los policías, y los hinchas, si no también el resultado de los enfrentamientos que incluyeron piedas, palos y balas de goma. Como resultado de la contienda, hubo heridos de diferente consideración entre ellos dos policías.

Vivir del fútbol sin ser profesional

No es nada nuevo que existen torneos de fútbol en los que se apuesta dinero. Existe todo un mercado paralelo de apostadores y "cracks" que dejan todo en la cancha, no solo por el honor, sino para llevarse "unos mangos" a la casa. Son, en muchos casos, a quienes no "les dio" para llegar a primera o ex jugadores profesionales que encuentran en los campeonatos por apuestas una manera de seguir viviendo de lo que les gusta.

Un caso emblemático es el de Néstor Ortigoza, el volante central de Rosario Central, con pasado en Argentinos Juniors, San Lorenzo y la selección de Paraguay.

El volante central se destacó durante toda su carrera por su gran efectividad para patear penales. De hecho, en el Ciclón lo recuerdan como el jugador que definió la Libertadores 2014 desde los doce pasos.

Ortigoza es reconocido por su habilidad para patear penales.

Pero esta habilidad no es innata. Ortigoza contó que lo aprendió en campeonatos por plata de noche, cuando la gente salía de trabajar. "Pateaba y atajaba, porque podías llevar arquero, pero te tenías que dividir el premio y yo necesitaba la guita. Entonces, hacía las dos cosas. Y de ahí viene mi manera de pegarle, que es de frente a la pelota, para que el arquero no te adivine y después con un golpe seco al final, moviendo el tobillo para elegir. Yo nunca le pegué fuerte. Pero casi no me atajaron penales. Y hasta definí una Libertadores con un penal. Eso lo aprendí allá, no tengas dudas", indicó el jugador en una entrevista a Página 12.

El volante insistió en la importancia del potrero para formar su estilo de juego: "Lo más importante lo aprendí en el barrio, porque jugaba contra gente más grande, entonces me las tenía que ingeniar. En las canchas en las que jugábamos era difícil pararla y hacer muchos controles, entonces, tenía que ser preciso. Si no jugaba a uno o dos toques, me partían al medio. Eso lo aprendés cuando las patadas te duelen. El barrio es la gran escuela del fútbol, por eso juego así".

Sin embargo, no todo es color de rosas. La contracara de esta historia es la de Jeremías, el crack de "Los Rojos",  el jugador más habilidoso de uno de los equipos del barrio Hostal del Sol de Rosario, integrado por "pibes" de entre 15 y 17 años.

LEÉ TAMBIÉN: Clásico barrial de fútbol terminó a los tiros

Durante un enfrentamiento con "Los Chaqueños", un conjunto con el que tenían rivalidad, que luego se transformó en "pica" con el correr del tiempo, las patadas dieron lugar a las trompadas y todo terminó muy mal: Jeremías recibió un balazo en su pierna derecha.

"Casi me lo matan por ser habilidoso, porque juega bien a la pelota", expresó Nilda, la mamá del joven y sostuvo: "Le dispararon para que no juegue más"

Ver más productos

San Pedro Nolasco, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Pedro Nolasco

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos