La lamentable situación se registró a la salida de un boliche en Corrientes, donde según los testigos que grabaron el video, al joven no solo le pega un grupo de patovicas en el piso sino que también le rompen el teléfono porque el muchacho los habría estado grabando.

A medida que el hecho transcurría, los jóvenes que grabaron el video relataban lo sucedido detrás de cámara.