Sacar una sonrisa a la gente y darle un momento de alegría, de encuentro, que le permita salirse por un momento de sus problemas rutinarios, es un trabajo que llevan incansablemente día a día los payasos. 

Muchos de ellos adultos mayores, esta profesión tradicionalmente es propia del circo, pero a lo largo de los años y desde hace mucho tiempo se ha ampliado y diversificado. Por este motivo, los payasos en la actualidad también están presentes a través de los artistas callejeros y los animadores de fiestas, entre otras modalidades. 

Enrique "Quique" Taconi tiene una gran experiencia como payaso.

En el actual contexto de pandemia, la situación laboral para muchos de ellos cambió de forma abrupta, y en el caso de los payasos con más años encima, surgió el desafío de adaptarse a la virtualidad, algo que no todos pudieron hacer. O incluso, de readaptar sus espectáculos, con el fin de poder seguir viviendo de lo que aman. 

“Crónica” dialogó con distintos payasos del país, que contaron sus historias de vida, cómo viven su pasión por la profesión, la situación laboral en el ambiente y de los adultos mayores con la pandemia, así como la necesidad de volver a estar en contacto con la gente. 

Tradición familiar

Enrique “Quique” Taconi (75 años), apellido artístico que tomó de su padre, también payaso, forma parte de una familia ligada desde toda la vida al circo. 

Hijo de “uno de los primeros payasos que hubo en el país”, durante su infancia vivió en “camarines de lona” yendo de un lugar a otro y desde los 12 años comenzó a formar parte de las rutinas familiares. 

“A los 12 años ya empecé a hacer malabares junto con mi hermano, tres años mayor y fue aprendiendo a hacer distintas cosas hasta convertirme en equilibrista. Pero ser payaso surgió como una necesidad, porque mi padre se enfermó y tenía que tomar su lugar”, relata Enrique.

En ese sentido, “Quique” cuenta que en un principio fue difícil tomar la decisión de ser payaso por “la presión del legado de 40 años” de su padre, pero fue un rol al que rápidamente se adaptó y lo tomó como propio, siendo hoy una de las personas más reconocidas del ambiente en el país. 

Hacer feliz a la gente es una habilidad que no todos tienen.

“El payaso siente, se mete con el público. El payaso es la persona que logra llegar al alma. Cuando termina un espectáculo, la gente sale del circo en su mayoría hablando del payaso”, considera Taconi. 

Hoy algo alejado de los escenarios, pudo extender su legado a través de sus hijos, que siguieron su misma profesión, y sufre el alejamiento que la pandemia le produjo del circo, su lugar preferido en el mundo. 

“De noche me despierto pensando que estoy en el circo. Cuando voy a un circo siempre lloro, porque forma parte de lo que soy. Esta pandemia nos encerró a todo el mundo y nos tuvo casi 1 año y medio parados. Es algo muy difícil”, enfatiza. 

No obstante, Taconi celebra que frente a la baja de las restricciones irá pronto a acompañar a su hijo a Buenos Aires, con el regreso del circo, algo que vive con gran emoción tanto él como toda su familia. Algo que puede ejemplificar en su nieta de 7 años, quien “se puso a llorar al saber que volvía al circo”. 

Dura realidad 

“Quique” lamenta la actual situación que se vive por los efectos generados por el coronavirus y señala que en muchos casos “algunas personas se ponen a hacer pan casero, preparan empanadas o se ponen a hacer changas”. 

“Algunos payasos y otros artistas están trabajando de albañiles para sobrevivir. Lo siento como una patada en el corazón. La gente del circo no se achica ante nada, pero está sufriendo”, resalta. 

Sobre esta línea, Ezequiel Aguilera, actor y payaso de la localidad bonaerense de Banfield, hizo hincapié en diálogo con “Crónica” en que “en esta época todo se volvió virtual” y “no todos se pudieron adaptar a esta modalidad, de quizás ponerse a dar clases o dar un show por zoom”. 

Muchos adultos mayores no pudieron adaptarse a esta manera de trabajar y no la pasan bien económicamente. Hay muchos centros culturales que dan bolsones de comida y artistas cuentan con estos alimentos. Otros se pusieron a hacer comida y venderla”, remarcó Aguilera. 

Por las restricciones ante el coronavirus, se deben realizar espectáculos al aire libre.

En ese sentido, además agregó que “siempre alguna changa sale también” como la de “hacer algún show o animar alguna fiesta virtual”, pero que hacerlo de esta forma, sin el contacto con la gente, es un condicionante que hace que también “se pierda cierta pasión”. 

“Es muy difícil ser apasionado delante del celular. Se pierde el contacto y algo ocurre con uno, la extraña comodidad de estar en tu casa antes y después de la función”, lamenta Aguilera. 

Artista callejero desde los 21 años, más de 30 años después el artista de Banfield, que realizó trabajos en teatro, publicidad, televisión, cine y circo, hoy realiza shows los martes a la noche por zoom con alrededor de 80 personas, por donde “pasa la gorra”. 

Si bien afirma que el contexto “no es fácil”, no pierde las esperanzas de que con las vacunas “todo volverá a la normalidad”. 

Artista callejero 

Con un largo recorrido de 40 años de profesión, que lo llevaron a recorrer el mundo, a sus casi 60 Fernando Cavarozzi – mejor conocido como el payaso Chacovachi-, vive con la misma pasión que en sus primeros tiempos la profesión. 

Poseedor de una banda de rock en su adolescencia, el payaso radicado en La Plata confiesa a este diario que esa fue su “primera relación con el arte”, hasta que en 1983 descubrió al comenzar a estudiar mimo que “se podía vivir del arte”. 

“Una vez nos dijeron de ir a una plaza a hacer una parodia y ese fue para mí el momento fundacional de mi existencia. Después descubrí al ver la serie Fama que existía el payaso callejero, al ver que un mimo que en el Central Park pasaba la gorra. Yo la única gorra que había visto pasar era la de la Iglesia”, confiesa entre risas. 

De este modo, Chacovachi comenzó a hacer presentaciones en Parque Centenario y luego en Plaza Francia, en la ciudad de Buenos Aires, para luego experimentar junto a su esposa, también payasa, Maku Fanchulini, lo que es trabajar en pequeños pueblos de España y en Brasil, entre otros lugares. 

En torno a estas experiencias, para Chacovachi el principal desafío radica en “tener que hacer reír al anciano, al niño, al ‘cara de traste’ y “encontrar la forma de llegar a todos”. 

“Todo sucede en la calle, como espacio cultural y popular. Su creación máxima es que en pocos minutos puedas cerrar un círculo y que haya doscientas personas mirando, que no se conocen entre ellas, riéndose y reconociéndose en los demás, ricos y pobres, gente de toda edad”, resalta. 

Al respecto, el payaso agrega que un artista que trabaja en la calle necesita en primer lugar “llamar la atención de la persona, que entre en confianza y que entiendan el código que sos un artista”. 

Después, que disfruten, se rían, te aplaudan y te paguen, todo de una persona que no conocés hace 5 minutos”, apuntó. 

Mientras en la actualidad dicta clases por Zoom y hace algunas presentaciones al aire libre, con los protocolos que exige la pandemia, Chacovachi sostiene que envejecer para un payaso es “una ventaja”. 

Un payaso viejo es mucho más creíble que uno joven, porque ya experimentó todo lo que te habla, desde el amor hasta el sufrimiento”, analiza. 

Al mismo tiempo, ve con optimismo la situación actual y vislumbra que si de algo sirve lo vivido es para “salir de la zona de confort y adaptarse” y que “siempre hay oportunidades en las desgracias”. 

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos