"Llegue a mi casa y encontré la boleta de luz, como vi que no podia pagarla, me fui a pedir un préstamo. No me quisieron dar lo que pedí y me terminaron facilitando un poco más de dos mil pesos" contó Virgilio
 
"Vivo en una casa normal, tengo 3 o 4 lamparitas, una televisión y la plancha que se usa cada tanto" afirmó indignado. Virgilio pasa la mayoría del tiempo fuera de su casa por lo que no entiende el gasto que le llegó. Recibe una tarifa social que le descuenta 224 pesos que no le alcanzan.
 
"Le pedí a todos los vecinos que nos juntemos y pidamos le al municipio que esto no se pague, que nos de una mano. Con nosotros no se comunico nadie".