"Lo queremos conocer, que sepa su verdadera identidad, pero principalmente que nadie lo regaló ni lo vendió", dejó en claro Susana, quien desde hace más de tres años busca desesperadamente a su hijo, el cual, en el momento de su nacimiento le informaron a la mujer que había muerto en el parto. Sin embargo, fue su propio padre quien le confesó, días antes de su fallecimiento, que su bebé nació bien y fue entregado a otra familia. En consecuencia, ella mueve cielo y tierra con el afán de conocerlo.

Oriunda de la ciudad de Mar del Plata, a mediados de 2016 Susana Samaniego recibió un llamado telefónico de uno de sus hermanos, quien le notificó que su padre se encontraba en grave estado.

El hombre se hallaba internado en una clínica de la localidad bonaerense de Moreno, y hacia allí fue Susana para brindarle los cuidados pertinentes. En este sentido, la mujer, de 55 años, relató a Crónica que "la segunda vez que voy, se ve que ya él notaba que estaba mal. Me pidió que lo tenía que perdonar, y yo no entendía por qué, ya que me habían dado una buena educación y nunca me faltó nada". En ese momento "se estaba descompensando más y lloraba, y me dice que mi hijo no había fallecido, que él lo había dado. Cuando escuché eso, casi me muero, encima estaba sola, porque mi marido se había quedado en Mar del Plata. No sabía cómo manejar esa información, la angustia y la desesperación eran enormes".

La noticia le cambió la vida

A partir de entonces, las sensaciones comenzaron a mezclarse y agudizarse en Samaniego, muchas de ellas ya las había experimentado poco después de aquel 19 de febrero de 1984, tras el parto de quien sería su primer hijo, ya que a los pocos minutos su padre le informó que el niño había muerto, lo cual desencadenó una angustia que no pudo superar durante años.

Al respecto, la propia mujer detalló que "estaba muy depresiva, intenté quitarme la vida, y por aquellos años mi esposo encontró un niño abandonado en un colectivo. Lo trajo a casa y estuvo con nosotros, muy feliz, hasta que apareció su abuela". Posteriormente, tras el nacimiento de su hija Vanesa, hoy de 34 años, "amamanté a las mellizas de una vecina. Por esos tiempos también iba al cementerio a llevarle flores a mi hijo, llamado Julián, hasta que un día se me vino el mundo abajo una vez más, porque veo que su tumba estaba vacía. Fue terrible".

Su búsqueda en redes sociales

El testimonio de su familiar desencadenó una intensa búsqueda en las redes sociales que interrumpió, puesto que la desesperación y el pesar de no tener conocimiento del paradero de su hijo se cristalizaron en diferentes afecciones físicas. "Hace más de una semana retomé la difusión en las redes sociales, gracias a Clara, una vecina, que me dijo: Tenés que buscarlo, no bajes los brazos. Debés saber quién es".

Por lo tanto, Samaniego le envió un mensaje a Julián, expresando, mediante este diario, que "sepa que fue fruto del amor con su padre y que ambos lo estamos buscando. Lo queremos conocer, que sepa la verdad, dejarle en claro que nadie lo regaló ni lo vendió, que debe saber su identidad y que tiene unos hermanos maravillosos, sobrinos, todos lo buscan".

Ver más productos

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Para trabajar la mente y la paciencia

Para trabajar la mente y la paciencia

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos