La historia del perrito que durmió en la tumba de su dueño durante casi una semana, tomó conocimiento público gracias a una publicación de Facebook. Días atrás el usuario Julián Frattini Occhi posteó la historia del can.

"Les cuento que una vez por semana voy a visitar la tumba de mi mamá al cementerio de Boulogne. Más allá de la tristeza y el dolor personal que siento por su reciente partida, no puedo evitar sentir una mezcla de tristeza y ternura por un ser que todavía está con nosotros, un hermoso perrito de avanzada edad, que nunca abandona la tumba de quien pareció ser su dueño antes de dejar este mundo", relató Julián. 

 

"Cada vez que voy esta siempre ahí, sea la hora que sea y quienes trabajan ahí, me dicen que no quiere irse, así como comprobé que no quiere que lo agarren por miedo a que lo alejen de ese lugar. Pero hoy por primera vez y luego de dejarle comida dos veces, se acercó él solito hacia la tumba de mi mamá, la cual está a 80 metros de donde yace la de su gran amor. Es en la manzana 18", detalló el joven que en su red social fue subiendo videos y fotos del perrito.

“Hoy por primera vez y luego de dejarle comida dos veces, se acercó él solito hacia la tumba de mi mamá, la cual está a 80 metros de donde yace la de su gran amor. Es en la manzana 18”, detalló el joven.

 

En su relato, el muchacho hizo un pedido muy especial a quienes visiten el cementerio: "Les cuento esto, para que quien suele ir a dicho lugar, si no le es mucha molestia, pueda colaborar dejándole un poco de alimento. (El agua se le provee en un tachito, de la canilla que tiene en frente suyo".

Fiel compañero, nunca se despegó de la tumba de su dueño.

"No sé cómo se llama y mi intención no es otra más que hacer que este leal y viejito Ángel, tenga un pasar más agradable hasta el día en que le toque reunirse con su extrañado amigo” cerró la publicación este joven.

Final feliz

Finalmente, Julián posteó el video y la noticia que todos querían ver: el de la adopción de "Peque" como él lo apodó por el tamaño del perro.

 

Según relata en el video Román, un vecino de Boulogne, se apiadó del perrito y terminó llevándoselo a su casa, para que pase un invierno en el calor de un nuevo hogar. Así, "Peque" tuvo un final  mejor que el de Capitán, el famoso perro cordobés que pasó 10 años junto a la tumba de su dueño en Villa Carlos Paz.