@flopa01

Los consumidores aprietan el bolsillo lo más posible frente a la pérdida de poder adquisitivo y los índices de ventas minoristas descienden al compás. Se mire primero desde la oferta o desde la demanda, la merma general de consumo minorista ya acumula una baja de 2,1% en lo que va del año, en tanto, en once de los catorce rubros medidos en un informe privado, el alza de los precios supera a la inflación general (19,6%).

La pérdida de consumo minorista ya es más de la mitad de lo que cayó en todo 2017, cuando en su comparación con el 2016 acumuló un total de 3,9%. La variación de enero a julio 2017 expone una disminución del 2,1% en 14 rubros mientras la suba de precios que va del 15% al 36%.

Así lo evidencia un informe de la consultora Focus Market sobre 14 rubros de consumo del canal minorista.

"El consumo tiene alta dependencia de factores multivariables que en este escenario económico se combinan en forma negativa. En principio hay pérdida del poder adquisitivo, al séptimo mes del año, es del 5%, pero de acelerarse la inflación la situación podría empeorar y no quedar anclada en este número lo cual perjudicaría aún más las cosas", explicó a Crónica el economista y director de Focus Market, Damián Di Pace.

Entre los rubros con mayor incremento de precios y paralela baja de consumo se destacan: "cuidado de hogar y auto" con +36,1% y -6,5%, respectivamente; en igual orden las "bebidas sin alcohol" con +23% y -1,5%; "lácteos" con +20,4% y -6,99%.

Las mayores caídas de consumo se observaron en "cuidado de calzado" (-7,1%); "cuidado oral" (-7,5%); y cosmética (-8,2%); entre otros.

Las bajas más leves fueron en "bebidas sin alcohol" (-1,5%) y "canasta básica" (-1,6%). En este último caso, que afecta a los sectores más vulnerables de la población, el aumento de precios registrado en productos y artículos para cubrir necesidades básicas es de 21,8%, también por encima de la inflación general.

"La menor capacidad de compra confluye con la caída de la economía y esto deriva en menor nivel de actividad en varios sectores. Algunos venían bien en la primera etapa de año y ahora están a la baja como venta de inmuebles, autos, motos", detalló al analista.

Cuotas costosas

En paralelo, el financiamiento al consumo se ha vuelto muy riesgoso para los consumidores. "Las tasas para acceder al crédito están muy altas", aseguró Di Pace.

"El plan Ahora 12 -agregó- cayó 22 % en volumen de trasacciones internanual y gana terreno el pagó en una cuota y en débito. Ambos dan positivo básicamente por que el consumidor no quiere enfrentarse al riesgo de incumplir el mínimo de pago de la tarjeta y pagar un costo financiero total del 90%".

Las pymes en jaque

La alta dependencia del consumo en el mercado interno presenta un problema claro para las pymes en este panorama turbulento.

Según indicó Di Pace a este diario: "Solo el 1,5% del total exporta. El minorista tradicional atraviesa una situación de amplia vulnerabilidad", aseguró.

El informe de Focus Market especifica que las ventas cayeron 5,8% en julio y la facturación fue mayor por inflación. "Esto significa que paga más impuesto pero vende menos volumen de productos", puntualizó el analista. A su vez, "el costo de financiamiento es superior al 48% sino se consigue una tasa subsidiada".

De esta manera, "la inflación le genera al comerciante una suba de precio de lista que no puede derivar a vidriera o góndola, lo cual le genera un incremento de costos con pérdida de rentabilidad".

Dentro de la preocupante cadena improductiva, Di Pace resalta un factor crucial: "La presión impositiva es constante para el responsable inscripto y letal para el monotributista".

La situación se planteó esta semana en el plenario organizado por las comisiones de Industria y Economía en el Diputados, donde empresarios y dirigentes de distintos sectores y territorios señalaron a la caída del mercado interno, a las importaciones y las cargas tributarias como un combo fatal para la producción industrial. Los ejecutivos de las pymes consideraron que "la falta de respuestas de parte del Ejecutivo es la peor señal de cara al futuro".

Concurrieron integrantes de centrales y cámaras como UIA, Came, CGERA, Calzado, Cuerdo, Apyme, Cadieel, metalúrgicos de Adimra, textiles de ProTejer, y pymes del IPA, entre otras.

Para Di Pace, "el gobierno debería tomar medidas urgentes sobre los microempresarios que son el eslabón más débil del sector pyme".