Por Matías Resano 
@matiresano 

Una mujer perdió su embarazo de cinco meses a manos de su pareja, quien planificó con su amante simular un asalto, para someterla a golpes y torturas en el vientre con el fin de interrumpir la gestación. A pesar que el sospechoso intentó desvirtuar el ataque asegurando que se trató de un robo, no se registraron faltantes en la escena ni lesiones al individuo, y por si fuera poco este se dio a la fuga horas después.

Cuando Rodrigo García le prometió intentar de recomponer la relación, jamás Helen Herrera imaginó el infierno que le esperaba en la madrugada del viernes 6 de septiembre pasado, en su vivienda de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora. Aquella noche, la mujer, de 31 años, que atravesaba su quinto mes de embarazo, descansaba mientras García se bañaba y la música sonaba a un excesivo volumen.

Sin embargo, la supuesta calma hogareña se interrumpió en el momento en que a la joven una voz desconocida le exigió que agachara su cabeza y mirara hacia el suelo. Posteriormente, "la vendaron, la amordazaron y le colocaron una bolsa en la cabeza" detalló Ezequiel De Fazio, abogado de la víctima, a Crónica.

Reducida, Herrera fue sometida a una brutal golpiza y por si fuera poco, los atacantes emplearon una picana con el afán de realizarle descargas eléctricas en su vientre. Sin muchas fuerzas, Helen fingió desvanecerse, logrando que cesaran las torturas y las trompadas. No obstante, "García estaba en el lugar y ella le pidió que llamara a la policía. Él se negó, pero, por la insistencia de mi defendida, finalmente acudió a las autoridades", reveló el representante legal de la mujer.

"Nunca existió un robo, porque quedó develado que fue una puesta en escena de García porque el embarazo de Helen era un obstáculo para su vida, nunca lo aceptó dado que, al quedar embarazada, él se separó, y si bien regresó, siempre le dijo que no podía aceptarlo" aseguró el abogado de Herrera. 

Por lo tanto, la pareja fue trasladada a una clínica cercana, cuyas autoridades médicas confirmaron que la beba no presentaba signos vitales, como asimismo que el hombre no registraba las lesiones que le informó al personal policial. Al respecto, De Fazio señaló que "su versión sostenía que él abrió la puerta tras escuchar un ruido extraño. Luego lo apartaron de Helen y le pedían 2.500 dólares que él cobró por una indemnización. Pero los golpes que él aseguró sufrir no fueron comprobados por los exámenes médicos".

Por esta razón, el letrado dejó en claro que "nunca existió un robo, porque quedó develado que fue una puesta en escena de García porque el embarazo de Helen era un obstáculo para su vida, nunca lo aceptó dado que, al quedar embarazada, él se separó, y si bien regresó, siempre le dijo que no podía aceptarlo".

La denuncia radicada en la UFI° 7 de Lomas de Zamora imputa también a Verónica Ojeda, una mujer que mantenía una relación paralela con la pareja de la querellante. En este sentido, su abogado enfatizó que "hay testigos que vieron a Verónica ingresando a las 22 del jueves al complejo de viviendas donde vivían. Por eso nuestra hipótesis es que ya estaba dentro de la casa y lo que montaron es que entró gente a robarle dinero que él había cobrado".

Curiosamente, mientras Herrera era notificada de la interrupción de su maternidad, "García y Ojeda dejaron unas cartas firmadas, en las que se despedían de los familiares, confesando que la justicia no los iba a comprender y que no confiaban en ella" agregó De Fazio, en referencia al paradero desconocido de García, que profundiza aún más las sospechas de haber planificado el brutal hecho.

Ver más productos

La iglesia recuerda hoy a San Pablo de La Cruz.

La iglesia recuerda hoy a San Pablo de La Cruz

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

Francisco sacó al jefe de su custodia

Francisco sacó al jefe de su custodia

Ver más productos