En la misa central, el cardenal Mario Poli pidió "una mano" al santo de la Providencia, San Cayetano para "defender las dos vidas".

"El aborto será dramático. El aborto es un camino sin salida. Sientan el abrazo de las mujeres que pudieron concebir a pesar de todo. Le pedimos a San Cayetano que nos de una mano: que la defensa de la vida por nacer se concrete en gestos", expresó el alto pontífice.

Además, el cardenal llamó a elevar una oración para que "los miembros del Senado de la Nación no interrumpan su vocación de legislar para el bien común"

Durante la homilía en el santuario emplazado en Liniers, Poli solicitó a los legisladores que 
"legislen con leyes a favor de nuestro pueblo, protegiendo a los más débiles e indefensos, y que esperan participar de nuestra historia. Tienen derecho a participar de una Nación donde nadie sobra, donde todos hacen falta", añadió.

El cardenal llamó a elevar una oración para los miembros del Senado. (Rubén Paredes-Crónica)
En tanto, sacerdotes ofrecieron a los peregrinos servicios de bendiciones u confesiones dentro y fuera del santuario. En tanto, los servidores ofreceron mate cocido en forma gratuita.