Tras haber cursado su último día de la secundaria, un grupo de egresados de una escuela de Catamarca se trasladó a una plaza cercana para festejar el final de esta etapa, pero nada salió como estaba previsto, porque, según denunciaron, fueron desalojados por efectivos policiales que les arrojaron balas de sal.

Este incidente les provocó heridas a dos alumnos de 16 y 17 años, ya que los proyectiles impactaron sobre sus piernas.

Así quedaron las piernas de los heridos (El Esquiú).

Los alumnos pertenecen a la escuela José Cubas y, luego de haber culminado las clases, fueron hasta la plaza 25 de Mayo donde, de acuerdo con el testimonio de los protagonistas, estaban “saltando, cantando y pintándose”, ritual que se repite cada año en todas las instituciones educativas.

Sin embargo, los menores relataron que, en pleno festejo, un grupo de 30 efectivos policiales se acercaron para solicitarles que abandonen el lugar y que ellos, sin resistencia alguna, lo hicieron hasta que se percataron de que el asunto no había terminado ahí sino que los estaban persiguiendo.