Una nena de dos años fue salvada de morir ahogada por un hueso atravesado en su garganta en virtud del rápido accionar de dos policías, en un hecho ocurrido en un domicilio de la zona norte de Rosario.
 
El episodio tuvo lugar el pasado miércoles en una vivienda de la calle Molina al 2200, momentos en que la madre observó que la criatura tenía grandes dificultades para respirar, mientras otros familiares alertaron al 911.
 
Poco después, se presentaron en el domicilio la jefa de la seccional 30, Patricia Ayala, y el suboficial Héctor Schmidt, quienes se encontraban de patrulla por la zona.
 
Los agentes, que hallaron a la nena casi desvanecida en brazos de su madre, realizaron diversas maniobras con lo cual lograron retirarle el hueso de la garganta, que era el resto de una comida antes ingerida.
 
Posteriormente, trasladaron a la beba junto a su madre al Hospital de Niños Zona Norte, donde fue asistida por los médicos de la guardia y lograron reanimarla.