El Sindicato de Obreros de la Industria Textil denunció que la empresa Alpargatas resolvió suspender por una semana a más de 1.300 operarios de su planta en Tucumán debido a una "acumulación de stock", que derivó en la decisión de paralizar la producción. 

"La empresa anunció la suspensión de tareas desde el 21 y hasta el 26 de mayo, inclusive, en todos sus turnos", sostuvo Luis Salado, referente del gremio. Además, agregó que mientras dure la suspensión, los trabajadores recibirán una suma no remunerativa de 611 pesos, en el caso de los operarios del turno noche, mientras que los de los turnos mañana y tarde percibirán 505 pesos. 

Sobre el futuro de los empleados, Salado detalló que desde la empresa les aseguraron que "las actividades se normalizarán el lunes 28 de este mes" y que "no está prevista otra suspensión", situación que mantiene al gremio "en alerta"

"Nos atemoriza la falta de venta y la competencia desleal a raíz de la importación, que aumentó en el primer trimestre del año, lo que obliga a frenar la producción", agregó el representante gremial.

"Se está trabajando con el 55 por ciento de la capacidad instalada de la fábrica, que cuenta con 1.350 trabajadores que producen calzados para la empresa Topper, en tela y cuero. El calzado en Argentina está dejando de ser negocio porque se está importando mucho más de lo que se vende". analizó Salado para finalizar.

Ajuste generalizado

El año pasado, la empresa brasileña cerró sus plantas de San Luis y Florencio Varela. Y conjuntamente con lo ocurrido en Tucumán, en la sucursal correntina de Bella Vista, Alpargatas suspendió por esta semana, a 470 trabajadores quienes sólo recibirán el pago del 70 % de sus sueldos, confirmaron a BAE Negocios.

En tanto, en la planta de Santa Rosa, La Pampa, abrieron un régimen de retiros voluntarios.