Este martes por la noche, en la esquina porteña de Cabildo y Juramento, un nutrido grupo de propietarios e inquilinos de departamentos se concentró para reclamar que bajen las expensas.

Entre las consignas principales de la concentración se contaron “controlar mejor a los administradores de consorcio y evitar los abusos”, además de “sentar a los consorcistas en la mesa de las paritarias” con los encargados de edificios.

El 2017 cerró con un 37,4% de incremento en las expensas, y en el 2018 ya se reflejó el primer ajuste en marzo, cuando se activó la cláusula gatillo acordada en la paritaria de los encargados. 

Aseguran que en los últimos cinco años el valor de las expensas se triplicó.