Los precios en las verdulerías de la ciudad y el conurbano no dan respiro y al igual que a lo largo de los últimos meses la remarcación de los valores es una constante en este inicio del año 2020.

Testimonios de las personas que suelen hacer sus compras en los distintos comercios atestiguan una realidad irrefutable: cada vez cuesta más conseguir algo barato para comer y las cantidades a la hora de elegir se vuelven cada vez más reducidas.

Otro dato impacta en los últimos días: muchos directamente retiran algunos productos de la oferta y no se abastecen porque saben que no la podrán vender. De ahí que paltas y otros ítems pasaron a ser algo a buscar y no están en cada cuadra. La frutilla, que cotiza a $190 el kilo, es otro producto difícil de encontrar.

En estos días, comparar precios en distintas zonas se volvió una forma habitual para tratar de encontrar las mejoras ofertas. No importa si hacen 35 grados de calor y el sol golpea de forma poderosa a las dos de la tarde en plena capital, la búsqueda no se detiene.

La gente se lleva de "a tres frutas"

En varias verdulerías, el kilo de banana se consigue a 130 pesos, lo que obliga a sus consumidores a comprar en pequeñas cantidades, de a tres o cuatro frutas. El durazno aparece hoy en día como un "manjar" inaccesible para el bolsillo, por lo que las pocas personas que lo consumen se llevan de "a tres frutas", mientras la balanza marca a una mujer de San Telmo un precio de 66 pesos por ellas. Los pomelos están a 120 pesos el kilo y son la "fruta prohibida".

Entre los Precios Cuidados anunciados por el gobierno nacional hay una sola fruta: la manzana, proveniente de Río Negro donde los productores llevan años tirando su mercadería sin poder ubicarla en ningún mercado. Y apenas cuatro verduras: cebolla, papa, zanahoria y zapallo.

El kilo de tomate está a poco más de 80 pesos, por lo que el consumo en este sector ha bajado un poco y Sergio, verdulero de Parque Patricios, le confiesa a Crónica que tiene que "tirar un cajón entero con cinco kilos de tomate por día" porque no logra vender nada.

"Tiro un cajón entero de cinco kilos de tomate por día"

Las verduras verdes, como la lechuga, la espinaca, la acelga y el brócoli, también se mantienen fuera del alcance del consumidor común y obligan a este verdulero a desechar mercadería porque "al día siguiente se ponen amarillas y ya no sirven".

Un relevamiento de la consultora Seido, que estimó una inflación del 3,3% para enero, señaló que las frutas subieron el 8% y las verduras el 11% , muy por encima de cualquier recuperación posible del poder adquisitivo.

En tanto, Roberto, un consumidor de La Boca, sostiene ante Crónica que directamente desiste de la posibilidad de comprar frutas y sólo compra lo que necesita "en el día", mientras lleva en su mano una bolsa con seis papas negras en su interior.

Mientras los economistas discuten sobre deuda, el bolsillo de la gente sigue sufriendo precios inalcanzables, hasta en la verdulería del barrio.

Ver más productos

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Todo sobre el Flaco Spinetta

Todo sobre el Flaco Spinetta

Una pasión de padres a hijos

Una pasión de padres a hijos

Ver más productos