Vélez Sárfield, entre Newton y De La Serna, zona caliente.


"Impotencia, indignación y un desamparo total", son las sensaciones expresadas por los vecinos de la localidad bonaerense de Gerli, víctimas de una ola de hechos de inseguridad, caracterizados por la violencia y la impunidad de los delincuentes.

Por lo tanto, ante la falta de respuestas de las autoridades pertinentes, fueron los propios residentes de la zona quienes se organizaron para planificar y llevar a cabo las medidas de seguridad.

Fue entonces que adquirieron y pusieron en marcha un sofisticado mecanismo que les permite estar alertas y prevenir el delito, mientras desde el municipio brillan por su ausencia las acciones para resolver esta problemática.

"Es un raid delictivo que se viene profundizando hace ocho meses", reveló a Crónica Pablo Montserrat, vecino de la localidad bonaerense de Gerli, escenario preferentemente escogido por los delincuentes.

En este sentido, Pablo detalló que "tenemos al menos un hecho por semana. Habitualmente son entraderas, se trata de un vehículo que da vueltas por el barrio hasta advertir que un vecino está entrando el coche a su casa. En ese momento se detienen detrás de él y bajan. Si tiene suerte, le roban sus pertenencias y el auto, sin entrar a la vivienda".

En los últimos días tuvo lugar un suceso confuso y que a la vez acentuó el pánico de quienes viven en el trayecto de Vélez Sarsfield entre Newton y De la Serna, un tramo de diez cuadras en el cual los maleantes se desplazan con comodidad.

En la noche del martes "escuchamos disparos y algunos vecinos salimos a ver qué pasaba, luego de encender la alarma. Vimos que habían abandonado un auto pero lo más curioso es que a los quince minutos apareció un muchacho diciendo que el auto era de él".

Sin embargo, "cuando vimos las cámaras de seguridad, notamos que ese tipo era uno de los integrantes de la banda que dejo el automóvil en la esquina".

En su testimonio, Montserrat da cuenta de las herramientas con las que cuentan los residentes del lugar: una alarma que activan ante cualquier episodio de riesgo, y un sistema de cámaras para identificar a los ladrones.

Al respecto, el joven remarcó que "veíamos que había un aumento de los robos y de la violencia en cada uno de ellos. Por eso decidimos estar comunicados y comprar estos dispositivos, que era más fácil que pedir una reunión con el intendente", Jorge Ferraresi, del municipio de Avellaneda.

En referencia al desempeño de las autoridades del distrito ante esta sucesión de delitos, Pablo consideró que "todo muy lindo, tienen una página de Internet, una línea 0800, carteles en los que dicen ‘Hicimos lo que hay que hacer", pero en realidad no pasa nada con nosotros".

Por esta razón, además de los instrumentos técnicos, los moradores pusieron en marcha sus propias iniciativas de prevención como evitar retirarse de sus casas después de las 19, y salir a la calle cuando escuchan que uno de ellos ingresa su auto a su casa.

Entonces aguardan en la vereda hasta que el vecino cierra el portón de su garaje. Medidas que suplen la falta de intervención de quienes comandan el distrito de Avellaneda. Vecinos indignados por la falta de seguridad