Carla, de 22 años, es guardavidas y amante del mar. Le quedaban sólo dos semanas para terminar el curso para formar parte del cuartel de bomberos de Derqui, donde su papá presta servicio hace 18 años. Hace apenas dos meses tuvo una experiencia que describió como "inolvidable" al compartir servicio con su papá.

Sin embargo, cuando estaba a punto de convertirse en bombera, las autoridades del cuartel le informaron que no podía continuar con el curso. "Me iba a recibir, tenía ilusiones, tenía deseos y me los arrebataron en un segundo, estoy destruida pero sé que la vida va a jugar a mi favor por esta injusticia, y se va a encargar de todo esto", escribió con profundo dolor en su cuenta de Facebook.

"Me dijeron que habían visto una foto mía armando un cigarrillo y dedujeron que era de marihuana, por lo que me acusaron de drogadicta", contó a los medios. "Yo fumo cigarrillos armados. Me dijeron que esa foto era con un porro y hasta ya habían hablado con mis padres diciéndoles que yo era drogadicta. Nunca consultaron nada, sólo interpretaron y decidieron eso", comentó.

Desde el cuartel le dijeron algo mucho peor: que su entorno, la gente con la que se rodea, no "encajaba" con lo que ellos necesitaban. "Yo tengo una pareja que es mujer. Es discriminación pura, me cerraron la puerta en la cara", contó. Al enterarse de la noticia, su papá, que daba servicio desde hace 18 años en el mismo cuartel de forma voluntaria, renunció ante la discriminación que sufrió su hija.

Carla, apoyada por su familia, amigos y allegados, aseguró que acudirá al Inadi para denunciar el caso de discriminación. María Belén, hermana de Carla, escribió furiosa en su cuenta de Facebook: "Echaron a mi hermana del curso acusándola de drogadicta y por ser lesbiana. Me pregunto cuál es la buena fuente... Una foto en Instagram. La acusan de drogadicta sin un análisis que lo compruebe; mi hermana no consume drogas, sí está de novia con una mujer a la que toda la familia adora. En fin, el jefe de bomberos y el segundo jefe la echaron del curso ya que según ellos no es buena imagen para la institución. Le cerraron la puerta en la cara, la humillaron. Como familia la estamos conteniendo. Carla tiene vocación, algo que ellos no tienen. Les enviamos una carta documento para que expliquen por qué dejaron fuera del curso a Carla Gatti y se defienden diciendo que ella no estaba conforme con el curso y que por eso se fue".

Y agregó: "Cada dolor de músculos de mi hermana, días de entrenamientos, llantos de emoción en su primer salvamento en el mar y ahora elegir ser bombera voluntaria para ser discriminada como nunca lo fue, no se lo merece ni ella ni nadie. Estas personas tienen que disculparse ante mi familia y admitir lo que hicieron, son unos mentirosos".

En tanto, desde la institución señalaron que la desvinculación fue por el faltante de un certificado médico y agregaron que no harán declaraciones públicas al respecto.