Cinco de diez amigos y profesionales argentinos que celebraban los 30 años de graduación en un colegio Politécnico de Rosario murieron el martes en el atentado de Nueva York, uno fue herido y cuatro resultaron ilesos. 

Las víctimas son oriundas de Rosario, la tercera ciudad del país:

- Ariel Erlij (48 años, fallecido): Fue uno de los promotores del viaje. A él se le ocurrió que se fotografiaran en el aeropuerto con una camiseta blanca con la leyenda “Libre”. Lo hicieron abrazados. Contribuyó con dinero para facilitar la ida de sus compañeros. Era un empresario con importantes negocios para producir y vender artículos de la industria siderúrgica. Vivía en Funes, localidad cercana a Rosario.

- Alejandro Damián Pagnucco (49 años, fallecido): Era arquitecto. Deja una esposa y tres hijas. Le decían "Picho". Trabajaba en una empresa vinculada a la industria de la construcción. Sus amigos y docentes recuerdan que era simpático y bromista.

- Hernán Ferruchi (48 años, fallecido): Se graduó de arquitecto en la estatal Universidad Nacional de Rosario, una de las más prestigiosas del país. Entre sus trabajos más importantes están unos edificios de apartamentos en la exclusiva y remodelada zona del Puerto Norte rosarino, a orillas del río Paraná.

- Diego Angelini (48 años, fallecido): Otro arquitecto que trabajaba en un estudio conocido en la ciudad. 
- Hernán Mendoza (48 años, fallecido): También graduado en arquitectura. Había representado a Argentina en un Campeonato Sudamericano de atletismo. Jugó al rugby en el equipo Duendes. Tenía un hijo varón y dos hijas mujeres. 

- Martín Ludovico Marro (48 años, herido): Residente estable con su esposa y dos hijos en Boston. El grupo lo había visitado en esa ciudad. Es licenciado en biotecnología y jefe de proyectos en institutos para investigación biomédica en Massachussets. 

- Iván Brajkovic (ileso): Director en una firma de construcciones. Participó de emprendimientos de obras públicas en la provincia de Santa Fe. 

- Ariel Benvenuto (ileso): Arquitecto. Su esposa Cecilia Piedrabuena reveló a la radio LT8 datos del ataque, según una llamada telefónica de su marido: “Iban los diez en bicicleta, en grupos de dos, charlando. A los que iban por la derecha, los embistieron. Sintió una acelerada y un vehículo que pasó por encima de sus cinco amigos, a 150 kilómetros por hora”. 

- Juan Pablo Trevisan (ileso): Es técnico mecánico y supervisor en empresas de mantenimiento. 

- Guillermo Banchini (ileso): También es arquitecto y reside en Estados Unidos