El Ministerio de Trabajo bonaerense intervino en el conflicto latente en La Nirva, cuyas autoridades no pagan el sueldo de sus empleados y empleadas desde el año pasado. La empresa productora del clásico alfajor Grandote, entre otras golosinas, adeuda salarios desde hace meses a sus empleados y el último round del conflicto se anotó días atrás, cuando los trabajadores realizaron una protesta pacífica en la puerta de la fábrica.

Tal como informó el Sindicato de Pasteleros, la ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz Malec, recibió a las partes y se elaboró un acta en la que los empresarios manifestaron la voluntad de reabrir la planta la primera semana de junio. En cuanto a los sueldos, la empresa había ofrecido "del 50% restante de abril, pagar un 20%" este martes y el viernes 22 el 30% faltante; mientras que propuso abonar el 50% de los salarios de mayo el jueves 28.

La Nirva ya había tenido otro conflicto con sus trabajadores a fin del año pasado, cuando la empresa prometió volver a producir luego de pasar todo el 2019 con la fábrica cerrada. Se fabricaron algunos productos; luego, en el verano se cerró la planta para hacer refacciones. La firma volvió a la actividad justo antes de la cuarentena total y, a pesar de pertenecer a un rubro esencial (el de los alimentos), permanece sin actividad desde el inicio del aislamiento. Sus empleados denuncian que les deben seis meses de salarios.

El propetario de La Nirva es el grupo Blend, una empresa dedicad históricamente al catering empresarial y la producción de viandas. En 2017, compró la alfajorera con más de 45 años de historia que hasta ese momento pertenecía a tres familias: los Cavallo, los Fernández y los Conde. Estos últimos también son dueños del distribuidor mayorista homónimo.