El presidente Alberto Fernández anunció que desde este viernes los argentinos deberán realizar un aislamiento total para intentar detener el avance de la pandemia del coronavirus en el país. Un punto clave es qué pasará con el transporte público.

De acuerdo a la carta que difundió el presidente a la población, la circulación estará restringida tanto en las rutas nacionales como dentro de las ciudades de todo el país. "Sólo se permitirán traslados por cuestiones excepcionales, además de toda la circulación que continuará para garantizar la producción imprescindible, el abastecimiento, los servicios de salud y todos los servicios esenciales", destaca el texto.

Realizan controles para poder usar el transporte público.

Durante la mañana del viernes, el primer día de la cuarentena, se realizaron controles en distintos accesos de todo el país. En el caso del ingreso al subte en la estación Constitución, los pasajeros tienen que justificar el motivo por el que tienen que utilizar el servicio. Si no pueden demostrar el motivo por el que no están cumpliendo la cuarentena, no pueden acceder. 

"Para poder prevenir la propagación del coronavirus, solicitamos para la circulación que presenten un justificativo para poder viajar", anuncian.

En cuanto a los colectivos, por el momento no se registraron este tipo de controles.

Pocos pasajeros, todos sentados, en colectivos (Pablo Villán/Crónica).

El presidente confirma que se mantendrá el transporte público de pasajeros sólo para uso de quienes están exceptuados de cumplir el aislamiento.

Los carteles que advierten las medidas del Gobierno (Pablo Villán/Crónica).

"Desalentaremos que la gente se suba a automóviles y circule por la vía pública. Se harán verificaciones y constataciones sobre los motivos por los que cualquier persona o automóvil está transitando. Quien no pueda justificarlo será sancionado", concluyó Fernández.

Los controles realizados a los trabajadores en la vía pública (Pablo Villán/Crónica).