El polémico chat. 

Cristina Peduzzi, madre de un alumno del colegio que apartó de un curso a un niño con Síndrome de Asperger, justificó hoy haber celebrado en un grupo de WhatsApp la separación del nene con ese trastorno, al decir que representó “un alivio” para sus “hijos” porque el chico tuvo “episodios de agresividad”.

La mujer resaltó que el niño con el trastorno de comportamiento “agredió a varios chicos”, a los que les “tiraba tijeras y golpes”.

Peduzzi sostuvo que “no” se trató de un caso de “discriminación” y adujo que invitó el nene con Síndrome de Asperger al último festejo de cumpleaños de su hijo, ya que “no es todo el tiempo agresivo”.

La mujer, consultada sobre el chat de WhatsApp en el que festejaban la separación del nene con trastorno de salud ella y otras madres de alumnos del colegio primario del Centro Educativo Franciscano San Antonio de Padua, en el partido bonaerense de Merlo, respondió: “Hubo mala intención de la persona que hizo público algo privado”.

Pero justificó la celebración: “Fue un alivio para nuestros hijos; tenía episodios de agresividad”.

“Este año, (el niño con Síndrome de Asperger -que cursa cuarto grado-) agredió a varios chicos: tiraba tijeras y golpes”, argumentó y agregó: “Reacciona a los estímulos auditivos. ¿Cómo hacemos, le metemos un broche en la boca a los otros 34 alumnos?”.

Peduzzi adujo que durante mucho tiempo ella y las madres de los otros estudiantes estuvieron reclamando un “acompañante terapéutico” para el nene con el problema de salud y el colegio accedió a eso recién en junio último.

“Encima, hay un día (de cursada) que el acompañante no está y tampoco está con él las cinco horas de la jornada (escolar)”, se quejó en declaraciones televisivas.

Y finalizó: “Quizá él hubiese estado mejor en un ambiente con menos chicos, con un horario reducido”.

El Síndrome de Asperger forma parte de los trastornos del espectro autista y produce dificultades en la interacción social, y en la comunicación.

Las personas que lo padecen pueden no comprender qué significa una sonrisa o cualquier otra gesticulación, lo que dificulta el desarrollo de los vínculos sociales.

Fuente: DyN