Renzo Oliva, el nene entrerriano de 2 años que tuvo retinopatía del prematuro al nacer, partió junto a su familia rumbo a China, donde será sometido a un tratamiento de células madre para poder ver.

Luego de tanta lucha, los papás del niño, Javier y Carla, se enteraron de un tratamiento con células madres que se realiza en el país asiático y desde entonces organizaron diferentes eventos solidarios con el objetivo de juntar el dinero y poder darle una mejor calidad de vida al menor.

Así fue que el pequeño partió desde Paraná, su ciudad, acompañado por sus papas y un matrimonio que se ofreció a llevarlos hasta el aeropuerto. Antes del viaje, la pareja dialogó con los medios y se manifestó muy agradecida con todas las personas que ayudaron a juntar los 50.000 dólares necesarios para el tratamiento.

Además de la ayuda de una gran cantidad de personas, el Conejito Javier Saviola, cuya mujer es entrerriana, se encargó de donar los pasajes para que la familia llegara más rápido a recaudar la totalidad del dinero.

"Fue una movida increíble, el teléfono explotaba, la gente nos llamaba para hacer eventos, íbamos al Parque y se acercaban ofreciéndonos ayuda, además de la ayuda de los jugadores de fútbol, nuestros amigos, los comercios y la familia", agradecieron los Oliva.

El vuelo partió a las 18.05 desde el aeropuerto de Ezeiza hacia Frankfurt y desde ahí continuaron hacia Beijing, donde permanecerán 15 días para que el pequeño sea sometido al tratamiento con la ilusión de que vea por primera vez la cara de sus papás. "Tenemos las mejores expectativas, vamos con mucha fe", sostuvieron.

"En un principio pensamos que era muchísimo dinero y dijimos si llegamos bien, sino otra vez será; pero por suerte la respuesta de la gente fue buena y logramos juntarlo muy rápido", señaló Javier.

En tanto Carla indicó: "Vamos con un traductor que nos acompañará cuando estemos con los médicos y nos acompañarán una vez al supermercado. El resto del tiempo vamos a tener que arreglarnos como podamos. Vamos con una señora de Santa Fe, así que vamos a tener alguien para poder charlar".

Si todo sale bien, el próximo 3 de abril volverán a Buenos Aires y permanecerán allí para que Renzo comience con "la recuperación y la estimulación".