Dos osos que pasaron 17 años encerrados en el sotano de una tienda de ropa fueron rescatados por un grupo de protección animal en la localidad de Son La, al norte de Vietnam, y fueron trasladados hacia un santuario, en donde comenzarán un largo proceso de recuperación.

Los rescatistas de Four Paws señalaron que se trata de un oso macho llamado Xuan y una hembra llamada Mo, que estuvieron durante casi dos décadas en situación de cautiverio sin ver la luz del sol y fueron sometidos a procedimientos de extracción de bilis, una sustancia utilizada como remedio en la medicina china tradicional.

Los osos contrajeron una enfermedad en la vesícula por las extracciones de bilis, entre otros problemas de salud (Four Paws)

En ese sentido, los osos fueron hallados en un sitio en el que vivían en muy malas condiciones, en donde además de estar encerrados en jaulas, que estaban sucias y oxidadas, apenas recibían ventilación, sus captores los dejaban solos a oscuras durante horas y les daban verduras podridas de comer.

Dentro de las jaulas, los animales no recibieron la luz del sol por 17 años (Four Paws)

“Era la primera vez que rescatábamos osos de un entorno sin luz natural y sólo expuestos a la luz artificial. A pesar de haber sido explotados por su bilis durante años, en condiciones tan horribles, tanto Mo como Xuan estaban bastante tranquilos y sin miedo cuando llegamos”, destacó Szilvia Kalogeropoulu, la veterinaria de Four Paws responsable del rescate y traslado de estos animales.

Tantos años de cautiverio y pésimas condiciones de vida colocaron a estos osos en una mala condición de salud, por lo que tras realizarles distintos exámenes médicos los rescatistas pudieron comprobar que ambos sufrían una enfermedad de la vesícula biliar por haber sido apuñalados en el órgano con sondas destinadas a extraerles la bilis.

Los rescatistas los llevaron a un santuario para que realicen su recuperación (Four Paws)

A su vez, en el caso de Xuan se le detectó sobrepeso y perdió varios de sus dientes, debido a sus intentos de masticar los garrotes para poder escapar de ese lugar.

"Los examinaremos más a fondo en nuestra clínica del santuario y determinaremos su mejor cuidado futuro. Los osos son muy resistentes, pero aun así será un largo camino de recuperación", indicó Kalogeropoulu.

Uno de los osos fue encontrado con sobrepeso y perdió varios de sus dientes (Four Paws)

Los dos animales fueron transportados al santuario en Ninh Binh, en donde ya viven otros 40 osos rescatados del comercio ilegal de bilis o que fueron víctimas de tráfico ilegal.