Este lunes, en el Ministerio de Economía, los docentes bonaerenses y funcionarios de María Eugenia Vidal se reunirán por octava vez. En la última mesa salarial -el 20 de abril- el gobierno ofreció un aumento de 10% para el primer semestre más $3.000 de presentismo. Para hoy, con sumo hermetismo de parte del gabinete, los maestros disparan: "pedimos un 30% más cláusula gatillo. Si no, no se reanudan las clases".

En lo que va del año, para el Indec la inflación trepó al 16%. Con esa lógica, el frente de unidad docente bonaerense le exigirá al gobierno un acuerdo anual del 30% más cláusula gatillo. "Nos tienen que hacer recuperar el salario", le dijo a "Crónica" Miguel Díaz, secretario general de Udocba.

Sin embargo, lejos está la provincia de poner esa cifra sobre la mesa. Fuentes gubernamentales sostienen que la oferta será similar a la última: es decir, un aumento del 10% para la segunda parte del año, con cláusula de revisión. "Teniendo en cuenta los nuevos números de recaudación, vamos a hacer una oferta que asegure que podamos cumplir, que la podamos pagar. Hay una decisión muy clara de ser cuidadosos", dicen desde Gobernación.

Por su parte, Díaz apuntó que "el gobierno tiene que hacer la mejor oferta posible, la que vamos a analizar con los compañeros. Si no, el conflicto se va a endurecer y ya va para largo".

La cifra a pedir, además, se terminará de definir en el encuentro que mantendrán todos los sectores que componen el Frente de Unidad Docente antes de llegar a la cita con los funcionarios de la provincia.

En el medio de las negociaciones, el Ejecutivo adelantó, de manera unilateral, un aumento del 10% (en dos tramos) a cuenta de paritaria, algo que no cayó bien en el gremialismo. "Son bonificaciones en negro", apuntaron los líderes de los sindicatos.

Cabe recordar que el llamado a la reunión con los sindicatos se produjo luego del fallo del Tribunal de Trabajo N° 1 de La Plata que ordenaba la convocatoria en un plazo máximo de cinco días, mientras que los gremialistas alertaron que podrían llamar a un paro apenas finalicen las vacaciones de invierno, con lo cual no volverían las clases.

"Si no nos convocan, vamos camino al no inicio del ciclo lectivo después de las vacaciones de invierno. La gobernadora no quiere recibirnos y tuvo que esperar a una orden judicial y sufrimos un abandono total por parte del gobierno de María Eugenia Vidal", había advertido el titular de Suteba, Roberto Baradel.

A una semana de la reanudación del ciclo lectivo, nuevamente la incertidumbre reina en los profesionales de la educación.