En la historia de todos los países del mundo siempre aparece un hecho que marcó un antes y un después, y en nuestro caso se puede decir que la concreción de la Revolución de Mayo, hace ya 210 años, es una de ellas, porque fue el puntapié inicial para lograr la independencia de nuestra nación seis años más tarde.

Para llegar a este acontecimiento se presentaron varios antecedentes que tuvieron importancia, como por ejemplo que en 1806 y 1807 los criollos enfrentaron dos invasiones inglesas con resultado victorioso e impidieron el objetivo de la corona británica.

Mientras tanto, en Europa los constantes combates por parte de Napoleón Bonaparte frente a los ejércitos ingleses, españoles, portugueses y prusianos encarnecían la situación en el Viejo Continente, con resultados alentadores para el futuro emperador francés. De hecho, el triunfal ingreso del general galo Horace Sebastiani a la ciudades españolas de Sevilla, Granada y Córdoba, entre otras, no hizo más que alentar el ingreso de José Bonaparte como gobernante de ese país y esto confirmó el derrocamiento del rey español Fernando VII, quien además estuvo detenido en su propio palacio.

Una postal del Cabildo en 1810.

De este lado del "charco", varios países de nuestro continente no soportaban la situación de opresión realista, y ese cansancio comenzó a dar lugar a las batallas por la independencia. Desde México, bajo las órdenes del cura Miguel Hidalgo, pasando por la Gran Colombia donde Simón Bolívar era su gran símbolo de lucha, hasta la parte más austral de América, donde el deseo de libertad era cada vez más grande, aunque pocos se animaban a dar el gran paso, porque la denominada "Patria Vieja" chilena no fue tan fuerte para repeler los ataques españoles, y en la Banda Oriental José Gervasio de Artigas no constituía un peligro importante para los invasores.

En el Virreinato de la Plata, la presencia del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros era el obstáculo que tenían los patriotas para soñar con un "país propio", pero el paso del tiempo llevó a un grupo de hombres a revertir esa situación. Las reuniones a espaldas del funcionario español se daban en la Jabonería de Vieytes (ubicada en lo que sería hoy la calle México al 1500), la casa de Mariquita Sánchez de Thompson o cualquier sitio que permitiera escuchar y aportar ideas para concretar ese anhelo, todo era clave, desde información hasta la donación de dinero para la causa.

Con la decisión tomada por aquellos hombres y mujeres, ese grupo de patriotas inició la llamada "Semana de Mayo" y le solicitaron al virrey la apertura del Cabildo para debatir diversas ideas. Tras la controvertida aceptación de Cisneros, los debates comenzaron a tomar forma y aquel 25 de mayo de 1810 se realizó la apertura total del Cabildo, en la cual estaban habilitados para votar 450 votantes, aunque la tensión que se respiraba en el lugar hizo que en la cita figuraran 251 miembros. De esos sufragantes, 155 pidieron la renuncia del virrey Cisneros, 60 votaron en contra y 27 se abstuvieron de dar su voto.

Estos fueron los integrantes de la Primera Junta (Diario Crónica).

Respecto del tradicional edificio colonial, hay que decir que el mismo comenzó a construirse en 1725 y concluyó con su obra en 1751, aunque no con el tamaño que uno lo ve en la actualidad, sino que tenía cinco arcos por lado y con el paso de los años, se fueron reduciendo a dos por sector, ya que la construcción de la ciudad requirió espacios para abrir calles y avenidas. De hecho, el tradicional Cabildo de Buenos Aires fue reformado en 1861, 1880, 1889, 1931 y 1940, para quedar exactamente como se ve hoy en día. Hay que tener en cuenta también que la población en nuestro país era de 400.000 habitantes en mayo de 1810, y que un 10 por ciento vivía en la ciudad de Buenos Aires, por eso, el progreso se encargó de hacer el resto.

Volviendo a la votación llevada a cabo en el Cabildo, el resultado que tuvo en su mayoría la petición para que Cisneros se vaya marcó el final de la intervención del funcionario español en el poder y permitió el ingreso de la Primera Junta de Gobierno, compuesta por su presidente, el militar Cornelio Saavedra, los secretarios Mariano Moreno y Juan José Paso, y los vocales Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Juan Larrea y Domingo Matheu, quienes conformaron la base de ese sueño que se terminó de confirmar el 9 de julio de 1816 con la declaración de la independencia en el Congreso de Tucumán.

noticias relacionadas

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos