Los padres de "Torito" defienden los derechos de su hijo.

Polémica e indignación en Córdoba, gracias a las sorpresivas consideraciones de dos diputados provinciales respecto de la Ley Nacional de Electrodependientes. Los legisladores reconocieron que les parece un abuso el derecho a la gratuidad del servicio eléctrico para personas conectadas a aparatos de asistencia mecánica, en el marco del debate por la adhesión de la provincia a la legislación.

En el momento de brindar sus argumentos respecto de sus negativas contra el beneficio a miles de niños electrodependientes, señalaron insólitamente que éstos viven con sus familias, cuyos miembros también consumen luz e implican un gasto. “Lo que ellos proponen es establecer un límite mínimo de pago, igual a una tarifa social, y como máximo la gratuidad pero dependiendo de la capacidad económica de la familia de cada paciente”, señaló Flavio Albarracín. El hombre es papá de Maximiliano Francisco, conocido como “Torito”, por su lucha incesante a sus 11 meses de vida contra una malformación llamada onfalocele.

El pequeño debe permanecer conectado a un respirador artificial las 24 horas del día y es por eso que su padre remarcó que “el servicio debe ser gratuito porque las familias electrodependientes no podemos pagar el costo del consumo y mi hijo, si se queda sin luz, será un minuto sin respirar y muere”. A su vez, Mauro Stefanizzi, uno de los mentores de la Ley Nacional de Electrodependientes, expresó con claridad que “ningún electrodependiente tiene que pagar el aire que respira. Por eso queremos que cambien la óptica desde donde miran la ley porque es un derecho y no una ayuda económica”.

Ambos padres se refieren a la contrarrespuesta de dos diputados de la provincia de Córdoba, Daniel Passerini y Oscar González, quienes estimaron que la disposición de la norma que establece un servicio de energía gratuito es un abuso de sus derechos. En este sentido, los legisladores justificaron que “si la electricidad está subsidiada un 100%, sacan provecho las personas que viven con el paciente, o sea su familia, y es imposible que un chico que está conectado a un aparato viva solo”.

Entonces, al oponerse a un consumo sin costo alguno, Passerini y González propusieron un sistema de escalas tarifarias de acuerdo con los recursos de cada núcleo familiar. En este sentido, Stefannizi, papá de Joaquín, de 3 años, conectado a un concentrador de oxígeno, enfatizó que “quieren regular el beneficio de acuerdo con los ingresos, cuando nadie puede pagar un consumo de 24 horas como necesitan nuestros hijos”.

En consecuencia, los papás de “Torito” acudieron a los despachos de ambos diputados, en afán de demostrar el carácter esencial de la gratuidad del suministro eléctrico en el tratamiento de su hijo como de los 400 pacientes cordobeses electrodependientes. No obstante, el padre de “Joaco” reconoció que “ellos se mantienen firmes en sus posturas y dicen que Córdoba se rige según sus propias normas. Pero hay 6 provincias adheridas y agarrarse de eso es no reconocer los derechos de las personas que ellos mismos representan. Además, es anticonstitucional, porque están yendo en contra de una ley nacional”