"El trasplante fue exitoso y ahora resta esperar de 48 a 72 horas para saber si el corazón se adaptó al cuerpo de Salvador”. Con esta frase, Laura Busto, tía del chico de 13 años que necesitaba con urgencia un nuevo órgano, se refirió a “Crónica” sobre la intervención quirúrgica a la cual fue sometido su sobrino en la Fundación Favaloro, en la tarde del viernes.

Su voz agotada parece indicar el duro momento que atraviesa la familia Salbucci desde hace meses, cuando la miocardiopatía dilatada que padece Salvador (desde los 7 años) hacía empeorar su estado día a día, con lo cual, tras la medicación y tratamiento llevado adelante, finalmente el camino lo llevaba a un urgente trasplante de corazón.

La primera intervención fue realizada el pasado viernes 7, pero, en el transcurrir de esos días, el órgano nunca se adaptó al cuerpo de Salvador (oriundo de la zona norte del conurbano bonaerense) y el chico de 13 años presentó una complicación.

Durante esta semana, estuvo conectado a un respirador artificial y una bomba para mantenerlo estable, aunque estaba inconsciente debido a que se encontraba sedado, y cada hora era importante para la familia del adolescente. Por esos días, su tía hacía un llamado de conciencia a la sociedad para que “a pesar del dolor que pueda generar la muerte de un integrante de alguna familia, esta haga un acto de amor para poder salvar otras vidas”.

Los ruegos y los rezos de la familia parecen haber dado resultado, ya que el viernes a la mañana apareció el órgano que necesitaba (se desconoce de dónde vino o a quién pertenece, ya que es una política de privacidad que impide revelar datos), y Salvador ingresó nuevamente al quirófano de la Fundación Favaloro, donde, tras varias horas de operación, otro corazón fue trasplantado al chico de 13 años.

Laura comentó a “Crónica” que “la operación fue exitosa y ahora Salvador está recuperándose, pero hay que esperar 48 o 72 horas para ver cómo evoluciona el nuevo órgano en su cuerpo. La familia está más tranquila y expectante de lo que ocurra. En el caso de él, este segundo corazón fue trasplantado debido a que en principio era compatible con Salvador, ya que ese es uno de los requisitos que exige el Incucai.

La mujer, cansada, agregó que “hay que concientizar a la población de que la donación de órganos es importante. Son temas que se tienen que tocar en la familia, ya que se pueden salvar muchas vidas con esta decisión. De hecho, hasta se puede hacer una ablación múltiple que permite donar a varias personas diversos órganos”.