Por Gabriel Arias

garias@cronica.com.ar

A pesar de la crisis y el clima frío reinante en nuestro país, algunos fieles depositan su fe para que todo mejore, y por eso decidieron acampar con tiempo frente a la iglesia de San Cayetano del barrio de Liniers, en pos de lograr que el santo los escuche. Si bien las puertas del templo ubicado sobre la calle Cuzco al 100 del mencionado barrio se abrirán a la medianoche del lunes (el martes 7 es el día de San Cayetano), unos pocos creyentes se acercaron a realizar la fila para poder tener alguno de los primeros lugares.

Además, los comercios del vecindario están vacíos y parecen tristes a pesar de la cercanía en lo que refiere a la fecha de la conmemoración del “santo del trabajo”; es que según algunos comerciantes “la situación está mal y la gente todavía no se acercó para ver precios de diversos souvenirs”. Entre las pocas personas que ya “guardan un lugar” se encuentra María Elena, quien a pesar del frío y estar sentada en una silla, le comentó con pasión a Crónica que “estoy acá desde hace unos días a pesar del clima, pero soy muy creyente de este santo y vengo todos los días 7, ya que lo hacía desde chica. Somos un grupo de 40 personas que venimos de distintas partes como La Plata, San Martín, Pacheco, Pilar, Ballester, José León Suárez, entre otras localidades, que ya nos conocemos de hace tiempo y nos cuidamos el lugar para estar todos juntos”.

Consultada sobre el próximo martes, la mujer agregó que “vengo a agradecer por la salud de mi familia y mantener mi trabajo, pero vengo a hacer un pedido especial y es para mi marido. Quiero que tenga una segunda oportunidad en la vida, ya que tiene 60 años y se quedó sin trabajo en el 2013. En este momento estamos viviendo con mi sueldo y changas de él. Por momentos está depresivo, pero sus nietos lo ayudan mucho”.

Otra de las personas que se acercó a escasos metros de la calle Cuzco para “hacer la cola” fue Catalina, quien argumentó que "vine el 1º de agosto y ya me quedé con mi sillita acá. Soy de la localidad de Tigre y hace 26 años consecutivos que vengo para esta fecha, aunque también estoy con un grupo de gente. Uno siempre viene para pedir y agradecerle a este santo maravilloso. La veneración por este santo la tengo desde chica".

En cuanto a la celebración, el martes el templo estará abierto las 24 horas del día, se celebrarán misas desde las 4 cada hora hasta las 11 (misa principal presidida por el cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina),