Es que este año el festejo cayó a mitad de semana y muy pegado a un fin de semana extra largo récord, lo que le restó liquidez para gastos.

"Este año, al caer tan cerca del feriado, la fecha perdió adeptos para celebrar en el día oficial; sin embargo, San Valentín es un día comercial que sigue cobrando relevancia", dijo Fabián Tarrío, presidente de CAME.

Se estima que 1.290.000 personas habrían festejado el miércoles 14, un 2,1% más que el año pasado, generando un gasto total de $ 645 millones sólo por los regalos realizados entre parejas y enamorados. Si no hubiera sido por cómo se pegó al feriado, la fecha hubiera finalizado mucho mejor.

Según los comercios consultados, las ventas de bienes y servicios vinculados a esa festividad (medidas en cantidades) cayeron 2% frente a San Valentín 2017.

Se vendieron bien rubros de menor valor como "Flores y plantas", "Bombones y golosinas", o "Perfumería y cosméticos"."Hoteles, días de campo y spa", aunque el buen movimiento del fin de semana hizo pasar más desapercibida la baja demanda. 

Lo mismo sucedió en "Restaurantes, casas de comida, desayunos y cenas a domicilio", donde este año se registraron menos reservas que en 2017.

Hubo mucho marketing en medios gráficos, virtuales y televisivos, y eso fue muy importante para darle entusiasmo a la fecha.

Además, reconocidos personajes mediáticos se sumaron a resignificar el festejo por las redes sociales, invitando a la población a sumarse. Pero igual, las ventas no alcanzaron a reaccionar.

Internet fue un gran captador del consumo del día del amor este año, y canalizó el 32% de las ventas, según la encuesta de Focus Market, mientras que otro 32% se realizó en comercios de centros comerciales y barrios. Menos significancia tuvieron los supermercados y shopping.