Por Francisco Nutti 
@frannutti 

En tiempos donde los noviazgos no suelen durar muchos años y las redes sociales son las principales formadoras de parejas exprés, Bárbara Coscoñas (36) y David Rybczuk (37) conservan una tradición que está en peligro de extinción. "Estar juntos toda la vida" es la meta de esta pareja que lleva casi tres décadas a la par.

Se conocieron en 1993 y en 2005 tomaron la decisión de casarse, luego se fueron a vivir juntos y tuvieron dos hijas. "Todo comenzó cuando íbamos a quinto grado. El primer día de clases, él llegó al salón y me cautivó; hasta me acuerdo cómo estaba vestido ese día", explicó en diálogo con Crónica una enamorada Bárbara, al describir a su marido, oriundo de Berazategui al igual que ella.

"Al año siguiente nos hicimos noviecitos, David me regaló una cadenita de Minnie -que todavía tengo- y me dio el primer beso. No me lo olvido más", precisó. "Una tarde mi suegro advirtió que la factura del teléfono le había aumentado considerablemente, por lo que decidió llamar a la empresa de telefonía y averiguar qué era lo que pasaba. En un principio, sospechó de alguna falla; sin embargo, le dijeron que era por hablar demasiado con el número de mi casa. Entonces, nos llamó y atendió mi papá, le contó lo sucedido y ahí se dieron cuenta de qué era lo que ocurría", indicó.

La pareja continuó sus años de noviazgo hasta que en 2005, durante unas vacaciones en la costa, decidieron casarse y, luego, irse a vivir juntos a una casa ubicada en Ezpeleta, partido de Quilmes. Allí criaron a sus hijas Catalina (12) y Guillermina (9), todas fanáticas de Gimnasia y Esgrima La Plata, como sus papás.

Ahora, Bárbara entiende que ellos no son la pareja perfecta, pero el cariño y el respeto mutuo son fundamentales. "David siempre fue muy bueno conmigo y con las nenas. Me ayuda en todo, cocina, va a pagar impuestos, nos dividimos tareas. Hacemos de todo juntos. Y esa es la clave", expresó la mujer.

"Mi logro máximo es haber podido armar una linda familia, tener una casa, casarnos. ¿Cómo no voy a estar feliz con todo esto? En lo personal, creo que en la actualidad se ha perdido la tolerancia. Hay momentos en los que hay que ceder, pero no hace falta pelear. Hablando todo se soluciona, todo se arregla", detalló y agregó: "Proyectar en conjunto nos da vida. Hoy tenemos un salón de fiestas infantiles así que también trabajamos juntos, pese a que yo soy maestra jardinera y él, comerciante".

Pasión por el Lobo y por Diego 

Además del amor, a los Rybczuk los une el sentimiento por Gimnasia y Esgrima La Plata: “Mi marido era de otro equipo pero mi pasión era tal que decidió apoyarme y acercarse al Lobo. Al poco tiempo, ya era un fanático más”, comentó Bárbara, quien destacó, entre risas: “El día que nuestras hijas tengan un novio, lo primero que le vamos a preguntar es de qué cuadro es. Ellas ya saben que si llega a ser del Pincha, se arma un lío terrible”.

Cada vez que juega la institución tripera de local, la familia se dirige al Bosque para no perderse ningún partido: “Vamos a la cancha y a veces también se suma algún que otro amigo. Ahora más, porque está (Diego) Maradona y tenerlo de director técnico es lo máximo. Considero que lo nuestro es un amor ‘azul y blanco’”, concluyó.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos