El influencer Santi Maratea fue invitado al programa PH, conducido por Andy Kusnetzoff, y sorprendió con una revelación, que sólo conocian su seguidores: “Mi mamá se suicidó, y eso es muy interesante, porque me obliga a incluir en el proceso de la muerte de una madre el respeto".

Maratea viene de ser noticia por conseguir dos millones de dólares para una causa solidaria. Apoyado en su 1.2 millones de seguidores, el influencer hizo llegar el caso a personalidades como Susana Giménez, Wanda Nara, Marley y la China Suárez, entre otros, y alcanzó la cifra necesaria para para ayudar a Emmita, una beba de once meses que tiene Atrofia Muscular Espinal y necesita el dinero para costear los medicamentos.

Tras regresar de Miami, el pasado sábado fue invitado a PH, el clásico de las noches de Telefé. “Tenía muchas ganas de venir. Conozco el programa, lo veo por YouTube”, contó al principio.

 

Junto a él, formaron parte del programa las actrices Nacha Guevara y Mercedes Funes, el periodista Marcelo Polino y el humorista Toti Ciliberto. Durante la primera hora, los invitados se presentaron en el segmento “punto de encuentro”, ese espacio que permite dialogar de temas profundos como las relaciones con los padres y las conductas adictivas, intercalados con algunas anécdotas graciosas, hasta que llegó el momento del fuego y la cosa se puso mucho más emotiva.

Ante la pregunta "¿Si tuvieran la máquina del tiempo y pudieran volver a un día por varias horas. ¿Qué día sería y qué harían?”, Maratea esperó su turno y contó una dura historia familiar vinculada a su madre, Mariana. “Iría a hablar con mi vieja, no porque me quedó algo para decir sino porque murió repentinamente y uno quiere unos cinco minutitos. Es como el que se va de una fiesta y no saluda”, expresó.

A continuación, el influencer hizo público lo que había contado en sus redes sociales pero que desconocían el resto de los invitados. “Mi mamá se suicidó, y eso es muy interesante, porque me obliga a incluir en el proceso de la muerte de una madre el respeto. Ella lo decidió, yo no lo entiendo, me dolió mucho, pero el gran desafío para mí es respetarla”, reconoció ante la atenta y conmovida mirada de los presentes.

 

Cada vez más suelto, el joven relató que su madre fue muy juzgada en su vida por su forma de ser. “Yo siempre le dije: ‘Alejate de esa gente que es una mierda’, pero ella era igual, hablaba de los vecinos, como estaban vestidos”, apuntó para recordar el difícil momento del entierro.

“Tuve que hablar, estaba toda esta gente y yo decía ‘qué injustos, seguro ahora se van diciendo que mirá como terminó Mariana, que qué le habrá pasado’. Y yo la voy a seguir bancando hasta siempre”, enfatizó ajeno a la mirada del qué dirán.

Finalmente, Maratea retomó la consigna del conductor y contó qué tipo de diálogo le gustaría tener con su madre en esa charla que quedó pendiente: Si pudiera hablar con ella no le preguntaría por qué lo hizo. Hablaría como hablé siempre”, señaló buscando quitarle algo de dramatismo al momento y concluyó con una mirada hacia adelante: “Conocer te ayuda a respetar y a mí me gusta mucho pensar que un día voy a entender lo que pasó. Y va a ser muy sabio”.

 

El testimonio de Santi Maratea en PH

Ver comentarios