El Sindicato de Choferes de Camiones, que lidera Hugo Moyano, trabaja a reglamento desde la noche del viernes en la recolección de residuos en la ciudad y en municipios de la provincia de Buenos Aires, en reclamo de un bono de 9.000 pesos, y las ramas de caudales y combustibles del gremio se sumarán a la medida esta noche, informó una fuente gremial.

En las calles porteñas se observa el efecto del trabajo a reglamento que los recolectores realizan desde anoche, con contenedores rebalsados de residuos que, en muchos casos, ya invaden las veredas, como en varios sectores de la avenida Belgrano. 

La situación se repite en municipios de la provincia de Buenos Aires en los que los camioneros llevan adelante la misma medida, como Morón, Tigre, La Plata, General Pueyrredón, Chacabuco y Junín, según la misma fuente.

Desde este sábado por la noche se plegarán al reclamo con trabajo a reglamento las ramas de transporte de caudales y de combustibles del gremio de los camioneros, según adelantó una fuente del sindicato de Camioneros, que agregó que el diálogo con las cámaras del sector para destrabar el pago del bono “es nulo”. 

El bono en cuestión es un pago que los camioneros reciben “desde hace seis años” y que “es un derecho adquirido”, agregó la fuente.

El conflicto con los recolectores de residuos sube la tensión cuando faltan cuatro días para que se desarrolle la marcha convocada por Moyano, que apoya un solo sector de la CGT. 

El transporte de caudales sumará con su trabajo a reglamento otro inconveniente para el movimiento bancario, ya que la Asociación Bancaria convocó a un paro de 48 horas para lunes y martes en medio de su negociación paritaria.

El conflicto seguirá “hasta que los empresarios y las cámaras paguen el bono”, subrayó una fuente cercana a los Moyano.

Fuente: Télam