Por Luis Autalán
@LuisAutalan

La mecha de un conflicto del campo se encendió y aumenta paulatinamente con riesgos. Transportistas de cereales, autoconvocados o agrupados en pequeños grupos, reclaman con picos de violencia por una mejora en la tarifa que se paga por viaje y además para tener carga. En algunos casos llegaron al extremo de atacar a otros choferes que recorren los caminos del país, descargando cargas, agrediéndolos o incendiando algún camión. El conflicto se registró en la última semana en provincias del noreste y replicó en algunas del sur y no tiene relación con protesta alguna a cargo del Sindicato de Choferes que lideran Hugo y Pablo Moyano.

Las disputas por las tarifas del flete se desarrollan en marzo y abril, al compás de la cosecha de soja, sobre todo; con lo cual los piquetes y hechos de violencia no tienen relación con la puja anual del sector. La localidad de Sáenz Peña, en Chaco, y Rufino, en Santa Fe, fueron escenario de episodios violentos.

Sobre la cuestión, el periodista especializado en temas agropecuarios Matías Longoni (@matiaslongoni y @bichosdecampo) alertó desde su cuenta de Twitter la suba de temperatura en los episodios. "Llama la atención que nadie del gobierno diga nada al respecto" y acotó que la cuestión ya deriva en ribetes policiales, tópico que amerita algo más que prevención.

Entre los ejemplos enumerados se incluye el caso de un chofer de la empresa Logística VW Olavarría, quien resultó herido en su rostro cuando desconocidos rompieron el parabrisas de su camión.

En una atmósfera de confusión se puede describir que el reclamo lo encabezan propietarios de camiones "no sindicalizados", según le remarcó Longoni a este diario, que se instalan en rotondas de la ruta, a efectos de no permitir el paso de transportes con cereal. Al especialista también le llamó la atención que ninguna cámara del interior se adjudique la protesta y que todo se desarrolle en "baja temporada" de circulación de camiones con producto, "la cual disminuye aún más porque al trascender los hechos de violencia, otros transportistas toman precauciones, porque es claro que nadie quiere asumir riesgos evitables".

Es sabido que el costo del flete es de los más relevantes de la cadena de siembra, cosecha y proceso de los cereales, allí un sector de transportistas, en los últimos años, logró hacer diferencia para el recambio de sus unidades y, sin sindicalización, generar su propio espacio de actividad y competencia. Otros en cambio tratan de subsistir con unidades más antiguas y se los puede encontrar quizás liderando piquetes en las rutas u otras manifestaciones en las cuales se registraron desbordes.