Las cámaras de seguridad de Bahía Blanca captaron el momento en que una madre y su hija transitaban en moto, ambas sin casco, cuando la pequeña cae del rodado.

Insólitamente, la madre no se baja para constatar cómo está la pequeña. Sólo atina a estacionar la moto, esperar a que la nena camine hasta ella y la sube agarrándola de un brazo. 

Quienes monitoreaban las cámaras del Municipio de Bahía Blanca dieron aviso a la policía, para que se acerque hasta el lugar a constatar el estado de salud de la accidentada. Sin embargo, la desalmada progenitora aseguró que su hija "estaba bien" y que no necesitaba atención médica.