Una familia tipo en la ciudad de Buenos Aires debió contar en agosto con un ingreso de $20.937,90 para no ser pobre y cubrir el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que subió 3,5 en ese mes, según datos del gobierno porteño, a tono con la alta inflación registrada.

El sondeo elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad indicó que un hogar integrado por una pareja económicamente activa y propietaria de la vivienda con dos hijos precisó $10.252,48 el mes pasado para no caer en la indigencia. Si se considera un alquiler promedio, de unos 9 mil pesos, la cifra estaría cerca de duplicarse.

A su vez, esa misma familia tuvo que contar con un ingreso de $20.937,90 para no ser considerada pobre. Los hogares en situación de pobreza no indigente son aquellos en los que sus integrantes obtienen un ingreso total mensual que no les alcanza para cubrir la Canasta Básica Total, pero al menos les permite comprar la canasta básica alimentaria.

La Canasta Básica Total, que marca la línea de pobreza, registró un incremento de 3,5% en agosto, ya que en julio había costado $20.216,01. El aumento está en una escala similar a la inflación del octavo mes del año, que según el Indec fue de 3,9%.

El dato llega en la previa de lo que anunciará este miércoles el Indec, que registra una medición a nivel nacional que suele ser algo menor que el índice porteño.