La tragedia se subió a la línea de colectivos 306 y se cobró la vida de un chofer, quien falleció luego de que la unidad comenzara a prenderse fuego y éste al intentar apagar el mismo, murió sofocado en el interior de la unidad.

En tanto, cuatro líneas de la zona sur del conurbano bonaerense decidieron realizar un paro por 24 horas exigiendo mejoras en el funcionamiento de los medios de transporte.

El hecho tuvo lugar en horas de la tarde del miércoles, cuando Gabriel Ybañez (interno N° 19) venía a bordo de un colectivo de la línea 306 a la altura del Cruce de Lomas (proveniente de San Justo), de pronto, la unidad comenzó a arrojar humo. El valiente chofer comenzó a bajar a los pasajeros tras el siniestro, pero al volver a subir a la unidad para intentar apagar el fuego falleció dentro de la unidad.



El caos se hizo presente en la escena, y los pasajeros se vieron conmocionados por lo que pasó. Otro de los choferes que venía detrás de la unidad siniestrada, se bajó y le dió los primeros auxilios a Ybañez, pero no pudo hacer nada por salvarle la vida, de hecho no alcanzaron a llevarlo al hospital más cercano.

Uno de los compañeros de la víctima, llamado Maximiliano, le comentó a Crónica (en la puerta de la terminal ubicada en la localidad de Ezeiza) que "esto es muy difícil porque somos laburantes que venimos a buscar el pan de todos los días, y la empresa tiene toda la plata. Para nosotros es un trabajo que venimos a hacer y ellos nos toman como otra cosa. Hicimos 4 asambleas que no sirvieron, se reclamó muchas veces por los frenos y la dirección pero no pasa nasa, si te anotás en una planilla para hablar te toman como un sindicalista. Acá la pasamos como podemos, tenemos mucha demanda de pasajeros y los colectivos no dan abasto, la gente sube frustrada y se la agarra con nosotros, otros entienden que somos laburantes nada más".

Tras el trágico incidente, las líneas 222, 306, 518 y 532 (pertenecientes a las empresas José María Ezeiza y Expreso Esteban Echeverría) decidieron comenzar una medida de fuerza que empezó a las 0 de ayer y se extendió por 24 horas, en pos de lograr una respuesta por parte de la empresa ya que los trabajadores denunciaron que las unidades se encuentran en mal estado.

Martín Sosa (delegado de los trabajadores) agregó indignado que "hay unidades con falla de mantenimiento, diría que el 80 por ciento de los colectivos, de hecho, hace 4 meses tuvimos un problema parecido en el cual se prendió fuego el interno 22, y los pasajeros tuvieron que saltar por las ventanas porque las puertas se bloquearon, entre ellos estaba mi hija. No podemos seguir trabajando en esta condiciones porque llevamos gente, chicos, mujeres, y es un peligro".