Walter El Chaqueño Monzón se convirtió en héroe. No buscó fama ni esperó nada a cambio: sólo quiso salvar la vida de una pequeña de siete años que había caído al agua, desde un puente, a 12 metros de altura. Sin dudarlo, el hombre dejó la bordearora y se arrojó a las aguas del Río Gastona, en Tucumán.

"Se tiró como venía, sin pensarlo, eran 12 metros de altura o más y abajo el agua no llegaba ni a un metro", relató Natalio Danzo, quien fue testigo del hecho y se encargó de que la historia se conozca compartiéndola en las redes. El Chaqueño nadó hasta alcanzar a la pequeña de siete años y la llevó hasta la orilla.

Luego, tomó su bordeadora y se dirigió al trabajo. Cuando regresó a su casa, los vecinos se acercaron para felicitarlo. "Pienso que cualquiera haría lo mismo", dijo con humildad.