Por Ana Breccia
@anabreccia

Militante de la corriente villero peronista en los 70, Guillermo Abel Gómez vivió sus años de juventud en Villa Soldati donde realizaba actividades con los más desposeídos. Pero lo que encontró en su labor solidaria, fue la represión de la dictadura: secuestro, torturas y abandono. Como muchos de sus compañeros, se exilió a Francia donde pudo realizar su vida como obrero junto a Nelly, su compañera de lucha, y su hija, fruto del amor entre ellos.

Luego del martirio y abandono de la patria por la que habían derramado sangre, tras jubilarse volvieron a pisar fuerte en el territorio argentino. Pero en una visita al país europeo este año, con la ilusión de conocer a su nieta recién nacida, Guillermo contrajo coronavirus, lo que terminó significando para un país entero la primera víctima fatal de la pandemia. Ahora, en la previa al 24 de marzo, amigos y familiares lo reivindican y desean que se lo recuerde como una persona comprometida y solidaria.

"Fue amigo de mi papá y compañero de militancia. Guillermo viajó a visitar a su hija nacida en el exilio en Francia y regresando a Argentina se convirtió en la primera víctima fatal de coronavirus en Argentina", contó Diego Molinas en diálogo con cronica.com.ar.

Guillermo y su compañero de lucha, Luis.

Nelly y Guillermo: desde la lucha hasta en la enfermedad, hombro a hombro

Cuando uno navega en la historia, se encuentra con muchos ejemplos de compañerismo, personas que se la jugaron para dar todo por un país más justo pero que también ensayaron otros modos de vínculos, de amor.

"Están juntos desde la dictadura, compartieron ese momento de dolor. A Nelly la secuestraron primero que a Guillermo. Él trabajaba como recolector de basura, se presentaron en su trabajo y ahí lo llevaron. Juntos atraviesan todo ese martirio, el exilio, y ambos encuentran el fallecimiento en Argentina, con el mal sabor de la muerte pero que se matiza con la dignidad de haber vuelto a la patria luego de sufrir tanto en Francia, donde los dos no tuvieron posición de privilegio, donde hombro con hombro se bancaron. Acá lo acompañó al hospital. Ese vínculo habla de una dimensión amorosa y solidaria", relató Molinas.

Exiliados argentinos en Francia


"Muchas veces se piensa que quien se exilió, llegó allá y tenía todo resuelto. Entre militantes había asimetrías, pero en el caso de ellos y muchos otros, fueron a trabajar en labores humildes, como empleados, y siguieron siendo solidarios con los que estaban detenidos en Argentina y denunciaron. Una de las cuestiones que generó que él haya llegado a este nivel de fragilidad, fue que allá tuvo que esforzarse mucho en tareas laborales, tuvo que ganarse el pan con mucho sacrificio", indicó el docente.

Relatos de la infancia y el sueño de un reencuentro

"La dictadura rompió mucho la trama social y afectiva: cada uno tuvo que ver dónde escapar, muchos desaparecieron y otros quedaron con trastornos post traumáticos de esa experiencia. Pero Guillermo, el "Negrito" Juan Carlos Martínez y otros compañeros, fueron en todo el relato de infancia y adolescencia mis tíos. Cuando uno es niño o adolescente va mezclando las cosas con lo que uno va generando, como un cuento él existió, desde que tengo uso de razón era un amigo de él con miles de aventuras. Con una valoración muy alta de mi papá como alguien muy comprometido y solidario", indicó el militante de la agrupación Oktubre.

"En todo este último tiempo, mi papá, quien falleció hace dos años, hablaba mucho por teléfono con él y siempre estaba la idea de reencontrarse. Hoy confiamos en que en otra dimensión se hayan encontrado. Sé que Guillermo y Nelly fueron inseparables en el recuerdo y en el relato, un ejemplo a seguir", aseguró.

"Pensé que al decir que venía de Francia y tenía fiebre, la ambulancia llegaría rápido"

Los días y horas representan una escena que consterna mucho a sus amigos y allegados: "Fue muy doloroso. Llegó de Francia y comenzó a sentirse mal. Él tenía varios problemas de salud, era diabético, tenía insuficiencia renal, contaba con una situación delicada producto de una vida compleja".

"Comenzó con síntomas y recurrió al servicio médico de la ciudad de Buenos Aires. Va en varias oportunidades, lo regresan a su casa, llaman al 107 que no llega y es una escena dolorosa pero que marca las características de esa generación, su amigo Luis, de El Jagüel, se vino desde allá y se lo cargó a las espaldas. Él relata que pensó que al decir que venía de Francia y tenía Fiebre, la ambulancia iba a venir rápido, pero fue al revés".

"Llamó a un taxi y lo llevaron al Argerich, donde estuvo cinco horas en un pasillo hasta que alguien lo vio. Ya no parpadeaba, la cabeza se le caía. Quedó internado con un diagnóstico de neumonía y posterior a la muerte se hizo visible que tenía coronavirus".

Mirá la entrevista completa

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos