Desde 1998, familiares, amigos y colegas recuerdan al periodista gráfico  José Luis Cabezas, asesinado el 25 de enero de 1997 por orden del fallecido magnate y empresario Alfredo Yabrán. 

Como cada año, Pinamar será el centro de homenaje y también habrá una concentración en la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA). El acto de recuerdo y homenaje se realizó a las 13 en Venezuela 1433, en ARGRA, donde se descubrirá una placa en su memoria.

Esta noche a las 20, la organización "Los ojos hablan" invita como cada año a los vecinos, periodistas y reporteros gráficos al homenaje que se realizará, como todos los años, en el monolito levantado en su honor en la calle Bunge e Intermedanos, frente a la terminal de micros.

"A 21 años de este crimen atroz y con todos sus asesinos en libertad (sin haber cumplido condena) sus colegas y amigos seguimos 'resistiendo' el paso del tiempo y es por eso que invitamos a participar del acto en su memoria", dicen desde "Los ojos hablan". Además, Martin Echeverria cantará "Enero Gris", el tema que compuso para Cabezas.

Homenaje en La Plata

Con un acto en Plaza San Martín, en el centro de La Plata, periodistas y reporteros gráficos realizaron un homenaje a José Luis Cabezas, el reportero gráfico de la revista Noticias de Editorial Perfil asesinado el 25 de enero de 1997, al cumplirse 21 años de ese hecho.

Durante la ceremonia, que estuvo organizada por el Sindicato de Prensa Bonaerense (SPB), se recordó la trayectoria de Cabezas y se pidió justicia tras hacer un minuto de silencio en su memoria y colocar una ofrenda floral en el monumento al reportero que está ubicado en las calles 6 y 51.

En ese sentido, el secretario Gremial del SPB, César Acuña, dijo que "Cabezas fue asesinado por realizar su trabajo, por informar a la sociedad sobre la trama mafiosa que involucraba a empresarios, políticos, fuerzas policiales y paramilitares". 

"Ya no quedan culpables detenidos, ninguno cumplió más que una pequeña parte de la pena impuesta. De vez en cuando nos cruzamos por la calle con alguno de los delincuentes, policías bonaerenses o custodios ligados a la dictadura condenados por su crimen. El empresario Alfredo Yabrán no llegó a ser detenido y nunca se investigó a los políticos sospechados", dijo.

Acuña agregó que "todos estos años el Sindicato de Prensa Bonaerense movilizó en homenaje a José Luis y reclamando justicia".
 
Sostuvo que "estos últimos meses vimos una alarmante escalada de agresiones de las fuerzas represivas contra los trabajadores de prensa. La intención parece clara: no quieren que se informe, no quieren que se sepa que las políticas que se aplican van contra la voluntad popular, no quieren que se vean las marchas de resistencia a las medidas antipopulares, quieren amedrentar a las víctimas de esas políticas. Nuestro oficio es mostrar lo que ocurre, por eso nos han puesto en la mira".

"Cuando Cabezas fue brutalmente asesinado en 1997 dijimos: 'Sin justicia no hay democracia'. Lamentablemente, 21 años después debemos decir que con ataques a la prensa, con periodistas heridos, detenidos y procesados tampoco hay democracia. El derecho a informar está en peligro. La libertad de expresión no existe si hay agresiones a los trabajadores de prensa. Con persecución a la prensa no hay democracia", finalizó.

Sus últimos días

La foto de su carnet. Prohibido olvidar. Por todos, justicia para Cabezas.

Al momento de su muerte, Cabezas se desempeñaba como fotógrafo de la Revista Noticias, una publicación de Editorial Perfil. 

Junto con el periodista Gabriel Michi, Cabezas realizaba la cobertura de la temporada de verano en Pinamar, y en la madrugada del 25 de enero, tras montar una guardia en la casa que el empresario Oscar Andreani poseía en esa ciudad fue secuestrado por una banda liderada por el oficial de policía de la bonaerense Gustavo Prellezo.

La última foto de Cabezas con vida. Retirándose de la casa de Andreani.

En marzo de 1996, Cabezas le había tomado una foto a Yabrán mientras caminaba por una playa de la ciudad donde habitualmente veraneaba que ilustró una nota de tapa publicada en una edición de la revista Noticias. 

La foto por la que fue perseguido hasta su muerte.

Según pudo establecer una posterior investigación judicial, Yabrán le comunicó a Prellezo en diciembre de 1996 que quería pasar un "verano tranquilo", lo que motivó al oficial a regentear a la banda de "Los Horneros" para cometer el asesinato de Cabezas.

Quemado. El coche en el que se desplazaban los enviados de Revista Noticias.

El cuerpo del trabajador de prensa apareció en una cava, en el interior de un auto quemado, esposado y con dos balazos alojados en su cavidad craneana.

En mayo de 1998, tras varias idas y venidas en la causa, el juez de Dolores José Luis Macchi libró una orden de captura contra Yabrán, que luego de permanecer prófugo durante cinco días, se "suicidó" de un tiro de escopeta en en campo de su propiedad ubicado en Entre Ríos.

En el juicio se estableció que Prellezo fue el autor de los disparos que terminaron con la vida del fotográfo y en febrero de 2000 recibió una condena de prisión perpetua, pero en 2010 resultó beneficiado con una prisión domiciliaria por razones de salud, y desde entonces está en libertad, según informa el sitio rosarioplus.com. 

También fueron condenados a prisión perpetua los cuatro integrantes de la banda "Los Horneros" Horacio Braga, José Auge, Sergio González y Héctor Retana, así como Gregorio Ríos, jefe de Seguridad de Alfredo Yabrán, y los policías Sergio Camaratta y Aníbal Luna.

El crimen motivó una gran movilización de parte de los trabajadores de prensa, que bajo el lema "No se olviden de Cabezas", acompañado por la foto de José Luis, se convirtió en un símbolo de lucha contra la impunidad.