"De enero a enero, la plata es del banquero”, afirma el dicho popular, el cual, lejos de causar risa, refleja una triste realidad: los ganadores económicos del macrismo fueron los bancos, y los perdedores, las pymes y las empresas que producen. Esta situación todavía no se ha modificado, a pesar de que el BCRA bajó la tasa de referencia en más de 13 puntos porcentuales desde que Alberto Fernández llegó al poder.

Pero la reactivación tan buscada aún parece gatear más que caminar y los bancos privados aún cobran tasas que asfixian a gran parte del aparato productivo. Crece la preocupación de las pymes que llegan a pagar hasta un 10% mensual de interés para descontar cheques y que para sacar un crédito para pagar sueldos y aguinaldos, llegan a pagar hasta el 117% al año. Las empresas afirman que trabajan un mes gratis para los bancos.

Lo cierto es que la baja en las tasas de referencia de la nueva conducción del Banco Central aún no logra que los bancos privados bajen las tasas de interés, de manera que el esfuerzo recae todo en la banca pública. Por caso, vale recordar que mientras el Banco Central y su titular, Miguel Pesce, ya recortaron la tasa de referencia de política monetaria en 13 puntos porcentuales, de 63% a 48% anual, haciendo que gran parte de los bancos estatales bajen sus tasas, la banca privada las mantiene en torno al 70% anual.

Empresarios pymes consultados por Crónica -que prefieren permanecer en el anonimato por temor a una “represalia” de los bancos- aseguraron que no sólo no cambiaron los intereses, sino que se endurecieron los requisitos para acceder a una carpeta crediticia. “Trabajamos un mes gratis para los bancos”, afirman muchos hombres de negocios que ven en sus balances cómo gran parte de su esfuerzo se va en pagar intereses de deudas contraídas para mantener el capital de trabajo.

Empresas asfixiadas

Pero si la situación para las personas es insostenible, para las empresas es dramática. Y es que las tasas efectivas que están pagando por descontar cheques a 60 días -practica habitual en casi todas las pymes que necesitan obtener el efectivo al instante para pagar a proveedores, sin tener que esperar a la fecha de cobro- son del 80% nominal, pero del 117% anual efectiva. Es decir que para descontar un cheque de 100.000 pesos a dos meses, la tasa es del 9,75% efectivo mensual. Para entenderlo fácil: un comerciante entra con un cheque que vence a 60 días y el banco le paga poco más de 80.000 pesos. Una quita que para las pymes es usuraria.

Tarjetas explotadas

La situación para los que tienen tarjetas de crédito tampoco mejora: hay tarjetas premium que cobran 93% nominal anual, que si se las transforma en tasas efectivas -que muestran el costo real que se está pagando en el tiempo llegan al 144% anual efectivo. Es decir que una persona que tiene una compra de 100.000 pesos (lavarropas, heladera y otros artefactos de línea blanca) termina pagando una tasa de interés efectiva mensual es del 12 por ciento.

En este sentido, Fabián Medina, economista y profesor de la UBA, señaló a Crónica que el problema es el efecto “bola de nieve” que causa esto entre empresas y particulares. Medina explica como ejemplo “por cada 10.000 pesos que vos no pagás de un crédito, la cuota que tenés que pagar el otro mes es de 11.000 y el que sigue, de 12.100. Y eso causa una bola de nieve que arrasa con los ingresos”.

Pero, a pesar de la situación, Medina es optimista y cree que si se logra disciplinar a los bancos privados, la tasa seguirá siendo descendente y “en breve la tasa de corte llega a 42%, que es lo que están pagando las letras LEBAD que son el nuevo instrumento del Ministerio de Economía para lograr financiamiento”. Una visión que sin lugar a dudas es una luz al final del túnel para muchas empresas que cada vez más sienten a los bancos como una carga muy difícil de llevar.

Ver más productos

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Para trabajar la mente y la paciencia

Para trabajar la mente y la paciencia

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos