Centenares de alumnos de las escuelas Primaria N° 7 y Secundaria N° 8, de la localidad bonaerense de San Vicente, no podrán asistir a clases, al menos durante dos días, luego de que un grupo de desconocidos arrasara con el lugar. Se trató del segundo ataque en menos de una semana y, de acuerdo con las autoridades locales, otras instituciones escolares de la zona también fueron atacadas.

En las últimas horas del domingo, los directivos de las Escuelas del Nivel Primario N° 7 y Medio N° 8, de Alejandro Korn, alertaron al personal policial sobre un nuevo incidente violento en el establecimiento en el que a diario asisten chicos de los tres niveles para recibir su desayuno, almuerzo y merienda. "El martes fue un acto de raterismo porque se llevaron sólo golosinas, pero lo que pasó ayer (por el domingo) fue más grave", señaló a Crónica Anabel Nicrosini, presidenta del Consejo Escolar local.

La representante educativa dio cuenta del ingreso de un grupo de sujetos, no identificados hasta el momento, que irrumpió y provocó serios destrozos en la secretaría del colegio, en la que además provocaron un incendio, que afectó gravemente la instalación eléctrica.

Justamente por ello, tanto el lunes como el martes no se dictarán clases, dejando a centenares de estudiantes no sólo sin educación de forma momentánea, sino al mismo tiempo, de alimento. Sin embargo, el ataque no se redujo simplemente a destrozar la secretaría: también se apoderaron de la mercadería del kiosco, computadoras, elementos de cocina y la propia cocina eléctrica, como asimismo útiles escolares.

El hecho, que tuvo lugar en el recinto de la calle Carola Lorenzini 1050, causó la consternación de la comunidad escolar y de los propios vecinos de Alejandro Korn. Sensación desencadenada por el rol social que desempeña la entidad escolar, al ser la única en la región con jornada completa, es decir, no sólo educa sino también contiene a centenares de pequeños, durante casi todo el día.

En este sentido, Nicrosini consideró que "es una lástima que no tengamos conciencia de que el colegio es un bien común y es doloroso ver esto". La titular del Consejo Escolar reconoció que "no tengo un diagnóstico respecto a las causas de lo que pasó. Es una problemática que se está dando en muchas escuelas de diferentes barrios del distrito".

Al respecto, las autoridades policiales realizaron las pericias correspondientes a fin de precisar los factores y a los autores de tan aberrante episodio. Ahora, los directivos del establecimiento analizan la manera de compensar la falta de los elementos robados con el fin de seguir suministrándoles a los chicos tanto la copa de leche como el plato de comida. Al mismo tiempo, deberán arreglar las instalaciones eléctricas.