Juntar el dinero para disfrutar de las vacaciones en el verano, en la mayoría de los casos, requiere un gran esfuerzo económico durante el año. Incluso hay quienes prefieren organizar su período de descanso con anticipación y comienzan a abonar su viaje en cuotas. A veces, este trabajo requiere de una investigación de mercado, para no llevarse una sorpresa después.

Sin embargo, aún habiendo tomado las precauciones necesarias, como pedir recomendaciones, por ejemplo, decenas de familias fueron estafadas por una agencia de turismo. Algunos habían llegado por comentarios positivos de la empresa y otros lo habían hecho porque anteriormente habían tenido un buena experiencia.

Pero nada resultó como estaba estipulado y tras la denuncia de los turistas, el dueño de "Dinah Tour Travel" y la coordinadora de viaje fueron demorados en las últimas horas, mientras que el local, ubicado en la calle Guatemala 4665, en el barrio porteño de Palermo, fue clausurado tras un allanamiento, a pesar de que estaba habilitado por la Dirección de Registro de Agentes de Viajes de la Ciudad de Buenos Aires y de que su número de legajo estaba publicado en la puerta.

En tanto, su página web dejó de funcionar, mientras que la de Facebook continúa abierta y una de las publicaciones principales es una foto con un cartel que dice "Viaje, el dinero se recupera. El tiempo no"... Sin embargo, esto no le pasó a los turistas que confiaron en la empresa y que se dieron cuenta de que el servicio que habían adquirido no existía.

La mayoría de las víctimas son personas jubiladas, que tenían previsto un viaje para salir del país por primera vez. En las últimas horas, fueron 26 las denuncias que llegaron a la comisaría 23a, ubicada en Gurruchaga y Avenida Santa Fe, y, de acuerdo al testimonio de las víctimas, serían más de 1.000 las personas estafadas.

La mayoría de las personas advertían la situación al llegar al hotel elegido y no tener la reserva realizada. En ese momento, intentaban comunicarse con la agencia pero no obtenían una respuesta. Los primeros casos comenzaron a alertar en las redes sociales, por lo que otros clientes hicieron sus averiguaciones y ni siquiera figuraban en el listado de las aerolíneas.

Hay diversas situaciones dentro de todas estas denuncias: desde un grupo de amigas que sólo habían abonado la primera cuota hasta un hombre que había pagado un viaje a Europa y que ya había contratado el servicio anteriormente. Pero en todos los casos, el final es el mismo: todos fueron estafados.