Los aeronáuticos no quieren a los low cost y advierten sobre sus peligros.

 Los aeronauticos apuntaron contra el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, por “copiar lo que ya (el expresidente Carlos) Menem hizo”durante su mandato en la década del ’90". “Acá nosotros decimos que faltan pilotos y él (por Dietrich) dice que sobran. Si son los pilotos que egresan de un aeroclub a los que les quiere dar la expansión, va a haber lluvia de cadáveres, no lluvia de currículum ni revolución de los aviones. Va a ser la revolución de los muertos”, aseguró el secretario General de Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (Apta), Ricardo Cirielli, en declaraciones a radio El Mundo.

El sindicalista recordó que ya hubo low cost en la Argentina en los ’90, entre ellas LAPA, que “terminó con un trágico accidente en aeroparque por no cumplir con las normas de seguridad y con las capacitaciones”. La expansión del servicio que proponen desde el gobierno “es muy peligrosa”, precisó el dirigente, que apuntó contra Dietrich al afirmar que “el ministro no sabe, está muy mal asesorado y repite lo que le dicen sus asesores”.

Asimismo, reclamó a las empresas que “no engañen al usuario y que los ahorros no los hagan en áreas que tienen que ver con la seguridad aérea”. Por su parte, el secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró, aseguró que “el formato low cost no es posible de operar en la Argentina” por motivos de "infraestructura”, aunque alertó que las empresas podrían incorporar la “publicidad engañosa” de las compañías de bajo costo y “engañar al usuario y hacer un servicio mas berreta”.

“Lo único que se podría dar es una precarización extrema y una tercerización de servicios”, sostuvo el sindicalista al justificar la inviabilidad de modalidad low cost por “falta de infraestructura” e indicar que, por ejemplo, en otros países “operan en aeropuertos alternativos periféricos a las grandes ciudades que tienen costos de operación mas bajos y acá no existen”.

Por eso, consideró que lo único que podrían incorporar es la “publicidad engañosa de las low cost, que engañan al pasajero con letra muy chiquita donde no le dicen toda la verdad” y les venden un “ticket que es casi una suerte de campaña de marketing”. Biró también cuestionó al titular de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC), Juan Pedro Irigoin, por “designarse a sí mismo” al frente de la Junta Asesora de Transporte Aéreo, cuya principal función es “evaluar la capacidad técnica, operativa y financiera de los oferentes para acreditar que es capaz antes de que le den una ruta”.

“Irigoin designa a Irigoin para asesorar a Irigoin”, reprochó irónico el representante de los pilotos al tiempo que denunció “intereses claros detrás de algunos oferentes”.